Espejeando Huasteca

Espejeando

NO ES LA PRIMERA VEZ que participa en una contienda política. De hecho, fue de las primeras mujeres de la huasteca hidalguense en destacarse por figurar como candidata a un cargo de representación popular, al ser postulada por el Partido Acción Nacional a la diputación local, esfuerzo que no pudo concretar pero no por eso dejó de pelear, y cuando de nueva cuenta se le presentó la ocasión se inmediato se lanzó en la búsqueda de llegar al cargo que ocupó su señor padre en la presidencia municipal de Huejutla, abanderada ya entonces por el Partido del Trabajo, otro intento que sin embargo no cristalizó en aquel momento.

La suerte que siempre le acompaña sin duda, habría de propiciar que hoy por tercera ocasión Fátima Crespo se encuentre en la larga lista de candidatas que van por un cargo en este proceso, siendo su caso otra vez por la diputación local y de nuevo por el Partido Acción Nacional.

Por eso resulta extraño que con la experiencia adquirida en ambas contiendas y ya por diferentes partidos – por cierto totalmente contrarios en ideología, principios y estatutos-, hoy que se presenta ante los medios de comunicación para anunciar su arranque de campaña, la muy conocida Fátima Crespo cometa el traspié (por decirlo eufemísticamente) de sacar a relucir que su candidatura tiene como origen su reciente participación en la lucha magisterial (como de hecho se le observó en las marchas y demás movimientos) de este importante gremio, en contra de la Ley de Reforma Educativa, al señalar en la conferencia con los medios informativos, que desde esta trinchera –refiriéndose por su supuesto al Congreso en caso de llegar- habría de continuar su lucha en contra de dicha ley “que lacera a los maestros”.

Todo estaría muy bien dado que finalmente estaría buscando cómo impactar con su discurso de campaña; nada más que pareciera ignorar o pretende olvidarse la flamante candidata panista, que dicha Ley de Reforma Educativa, tiene su origen precisamente en el Partido Acción Nacional –sí, el mismimo que la está abanderando en este proceso-, luego entonces cómo creerle que habrá de combatir lo que ha impulsado justamente el PAN a nivel nacional.

De ser así, la candidata blanquiazul habría equivocado el rumbo al registrarse por Acción Nacional y debió hacerlo por el Movimiento de Regeneración Nacional, es decir, al lado de Andrés Manuel López Obrador, quien ese sí, ha sido congruente en el discurso de apoyar a ultranza a la Coordinadora de Maestros en Oaxaca, a tal grado de ofrecerles echar abajo dicha ley en el estado si Morena gana el gobierno estatal; lo cual desde luego ya le mereció la crítica argumentada lo mismo de la dirigencia nacional panista que del propio secretario de Educación Pública del gobierno federal, quienes han cuestionado este tipo de pronunciamientos, al considerar su actitud como retrógrada ante los avances que se pretenden alcanzar con la nueva ley educativa.

Así que algo tendrá que hacer Fátima Crespo y desde luego el mismo PAN para enmendarle la plana a su candidata, o dejarla que siga desvariando en el mensaje, como si se tratara de prometer por prometer con tal de ganar adeptos que en estos tiempos y precisamente ante las múltiples mentiras de campaña, se han vuelto cada vez más escasos.

Y ya que estamos en el PAN, tampoco se ha visto una coordinación real, efectiva, verdadera, entre la dirigencia municipal y el candidato a la presidencia de Huejutla, Omegar Barragán, quien por lo visto lo mismo le da ponerse en contacto con sus dirigentes o bien ignorarlos, quizás porque se siente sobrado de recursos o de apoyo social y se sabe ganado desde hace cuanto, que lo tiene sin cuidado si éstos lo respaldan o le dejan solo, dirá que al fin y al cabo: con ellos, sin ellos, o a pesar de ellos ya tiene la presidencia en el bolsillo. Sobre todo por el gran trabajado realizado a través de aquella noble fundación que echara andar con este propósito hace algunos meses, y que le estaría dando resultados.

EN OTRO CONTEXTO, el rompimiento anunciado en las filas del Partido del Trabajo a nivel estatal, le estaría favoreciendo al candidato priista Omar Fayad Meneses, luego de que Mariano Torres decidió sumarse junto con sus seguidores a la campaña tricolor, en tanto que Arturo Apario Barrios se ha quedado en el PT y asegura que mantendrán la lucha por las diputaciones y presidencias municipales, aunque también se encuentra en la incertidumbre si su candidata a gobernadora habrá de seguir en la campaña, o termina igual aventando la toalla.

Categorias
Espejeando HuastecaHIDALGO