OPINIÓN
APRECIACIONES
REDACCIÓN

Hace un año aproximadamente se registró un problema durante las fiestas que se celebraron en el municipio de Coxcatlán en honor al santo patrono San Juan Bautista, en donde el secretario del ayuntamiento Asbell Herverth se lió a golpes con un parroquiano, y durante las pasadas huapangueadas (fin de semana pasado) se registró nuevamente un incidente similar en donde el funcionario se lió a golpes, cachetadas y todo tipo de lesiones contra un joven, lo cual sin embargo pudo haber trascendido ya que al final se agruparon entre tres de cada lado, pero al final por fortuna el problema no pasó a mayores. Pero en este sentido es de lamentar como el funcionario no cuida su imagen y la del ayuntamiento al llevar a cabo este tipo de actos frente a todo público y lo peor del caso que hasta el momento no ha tenido sanción alguna por sus superiores.

Lamentable resultó la falta de presencia de presidentes municipales en lo que fue el informe anual del instituto nacional para los adultos mayores (INAPAM) que se llevó a cabo en el  municipio de Tancanhuitz, ya que estos fueron previamente invitados y solamente arribaron dos presidentas de los sistemas municipales para el desarrollo integral de la familia y una representante de dicho organismo, como fue la directora de Tamazunchale, mientras que como presidentas de los organismos estuvieron la anfitriona Mayra Nalleli Morales de Aguilar y de Coxcatlán Kuoying Lee Luevano, esta última platicando e intercambiando ideas muy amenamente con la delegada del INAPAM en el estado María Isabel Gómez Fernández Galán. Por fortuna si pudo haber existido un mal sabor de boca en la delegada estatal, este se disipó cuando fue invitada a presenciar el vuelo de los voladores de Tamaleton, ritual que no había apreciado por lo que le causó mucha emoción el poder acudir a dicho evento.

La naturaleza se debe de cuidar, pero de la mano de un árbol va un animal como las aves, las liebres, gusanos y otros, siendo estos primeros los que molestan a los comerciantes que diariamente se instalan en la plaza principal que en lugar de buscar la forma de mantener intacta la naturaleza, buscan como acabarla y durante su estancia en la plaza principal continuamente les tiran cohetes, palomitas o todo tipo de pólvora a estos animalitos para que se retiren, dañando algunos con el estruendo y otros con los mismos explosivos. En este sentido lo más apropiado debe de ser que estos se instalen en otros lugares o espacios establecidos que permitan que tanto clientes como vendedores se encuentren tranquilos y que a su vez dejen a los animales en paz.

ARTÍCULOS RELACIONADOS POR ETIQUETA