OPINIÓN
ESPEJEANDO
POR PERSEO

Como parte de los importantes compromisos  que  asumió  el hoy gobernador hidalguense  Omar Fayad Meneses,  fue posible  concretar el proyecto de creación de las unidades  del grupo policial  para la prevención,  protección  y atención a la violencia de género, dependiente de la secretaría de seguridad pública del estado,  y que ayer en el marco del día naranja finalmente  se hizo público el nuevo organismo de singular  importancia  para prevenir y proteger  el derecho y la integridad de la mujer, para evitar ser violentada, y que en su fase inicial arranca con 15 elementos altamente capacitados  en la materia  así como cuatro patrullas para uso exclusivo de esa unidad de atención a la mujer. Sin duda lo anterior constituye un logro significativo para los grupos vulnerables femeninos tanto en la zona urbana como rural, considerando que la violentación de la mujer, no se circunscribe a  determinados estratos sociales,  sino que permea en cualquier ámbito social sin distingos  de ningún tipo,  es un mal sistémico, desafortunadamente arraigado  en el machismo y la misoginia   imperante  en muchos varones con  sicopatologías que van de muy leves hasta las  muy violentas y recurrentes. Y por supuesto todas ellas de gravedad absoluta para el buen desarrollo integral de la familia.

Por eso mismo,  sería interesante conocer  el punto de vista de las legisladoras locales,  Érika Saab,  Norma Andrade y Mariana de Jesús Bautista, y más que su punto de vista personal conocer si más allá de una diferencia ideológica,  tienen la entereza de reforzar todo aquello que les  sea común como género   y trabajar de  manera conjunta para concretar  una serie de acciones parecidas a las que hoy se implementaron en la capital del estado,  aquí en la región, donde el índice de violencia intrafamiliar  está en niveles  preocupantes.

Y para todos sería benéfico trabajar en un proyecto de esta naturaleza,  habilitando personal femenino para que al menos en cada municipio existiera una unidad de prevención y protección a la mujer, tomando en consideración  que se cuenta con decenas de profesionistas,  licenciadas en derecho, en trabajo social,  en enfermería, en sociología  y en educación, así como otras carreras afines. Y que solo se necesitaría adecuar presupuestos,  cursos de capacitación  y la habilitación de espacios físicos adecuados.

Por otro lado, la polivalencia de estas mujeres,  que en un futuro no muy lejano  se incorporen a este servicio,  cuentan con un valor agregado fundamental para desarrollar sus actividades,  provienen en su mayoría, de comunidades, hablan el idioma náhuatl y conocen y entienden la problemática social de la violencia de género, tiene entonces la huasteca un caudal inmenso de personas preparadas con valores  y mucha determinación de contribuir  a cambiarle el rostro a la huasteca en este penoso aspecto de la violencia,  solo hace falta voluntad…

ARTÍCULOS RELACIONADOS POR ETIQUETA