Atlapexco

Alcaldesa afortunada, encuentra Niño Dios en rosca de Reyes

La Presidenta municipal, Licenciada Teresa Flores Nochebuena, sonriente mostró el “Niño” que encontró en la rebanada de rosca.

Esta tradición representa al niño Jesús, cuando se escondió de los soldados que querían matarlo.

Atlapexco, Hgo.-Como ya es tradición, el pasado 6 de enero, la familia y amigos se reunieron para partir una deliciosa rosca que en su interior tenía uno o más «niñitos» y alguien al encontrarlo en su rebanada, gritaba ¡A mí me tocan los tamales!, pues la presidenta municipal Teresa Flores Nochebuena también tuvo la suerte de encontrar este regalo en el convivio con su personal, por lo que se convirtió en la afortunada para darle seguimiento a la tradición del “día de la Candelaria”.

Como se sabe, el día de la Candelaria se festeja el 2 de febrero de cada año, es una celebración que tiene su origen con las costumbres que se vivían cuando nació Jesús y que hemos desarrollado a través de los años, como la partida de la tradicional rosca de Reyes. 

En la época en que Jesús nació, se acostumbraba que las madres y los niños permanecieran encerrados en su casa durante 41 días, para que la madre pudiera reponerse y purificarse. 

Llegada esa fecha, los niños eran llevados al templo junto con una ofrenda que podía ser un cordero, palomas, flores o tórtolas y eran presentados ante los sacerdotes. 

Cuenta San Lucas en su evangelio, que cuando María y su recién nacido hijo Jesús entraron al templo, el sabio Simeón, lo tomó en sus brazos y lo bendijo diciendo que -él sería la luz que iluminaría a los gentiles y la gloria de Israel-. 

De ahí viene que el 2 de febrero, 41 días después del nacimiento de Jesús, se festeje el día de la Candelaria, el nombre le viene de las «candelas o velas» que representan la luz de Cristo, proclamada por Simeón. 

Pero esto no termina ahí, a algunos “padrinos” les tocó encontrar la figura del niño Dios en la rebanada de la rosca donde estaba oculto, que representa al niño Jesús cuando se «escondió de los soldados que querían matarlo».

Es así que la persona que lo encontró en su sabrosa rebanada, se convirtió en su «padrino o madrina», lo que quiere decir que adquiere el compromiso de cuidarlo y representarlo, pero también de hacer una cena con deliciosos tamales, el próximo 2 de febrero. 

La costumbre es que el niño, es vestido, depositado en una canasta con flores o sentado en un trono, después de la misa de bendición se reúnen con los familiares y amigos para celebrar el acontecimiento con tamales así como un espumoso atole. 

Por Zunoticia/Redacción.

Categorias
AtlapexcoHIDALGOHUASTECA Y SIERRA
advertisment