Policiaca SLP

Aparatosa volcadura

Tamazunchale, S.L.P.- Aparatosa volcadura sufrió hidalguense el fin de semana, cuando en estado de ebriedad alteraba el orden público en el lindero, a la entrada a la comunidad de Aguazarca, en plena Sierra de San Francisco.

Los hechos ocurrieron la tarde de este sábado entre la delegación de Aguazarca y el Lindero, en el sector conocido como el Pocito.

De acuerdo al reporte de las autoridades del lugar, un sujeto de nombre Cástulo N. mejor conocido como “el gato” quien es originario de la Arena, del vecino municipio de Pisaflores, Hidalgo, arribó por la tarde al lugar conocido como el Lindero, atravesando su camioneta en el cruce de la carretera Tamán- Aguazarca con el camino estatal que conduce al vecino municipio de Pisaflores, Hidalgo.

Tras discutir con automovilistas hidalguense a quienes impedía el paso por el lugar, el sujeto en evidente estado de ebriedad, tomó su unidad con un clásico “quemón de llantas” salió a toda velocidad hacia el centro de Aguazarca.

Como resultado de la acción, una piedra proyectada por los neumáticos pegó en el parabrisas de un auto sedán propiedad de una persona proveniente del Estado de México y que se encontraba de visita por el lugar.  

La piedra dañó el cristal de la unidad, pero su conductor decidió no discutir con el agresivo sujeto y continuó su camino.

Señalan que el sujeto regresó nuevamente al lugar con la misma actitud agresiva y al ver pasar a dos motociclistas provenientes de Chalahuitito con rumbo a la delegación municipal de Aguazarca, cruzaron miradas retadoras, por lo que de inmediato arrancó la unidad para ir a toda velocidad en persecución de los motociclistas.

Lamentablemente el exceso de velocidad y el grado de intoxicación etílica que presentaba, propiciaron que perdiera el control de la unidad y se precipitara en un barranco de más de 10 metros de profundidad en donde quedó volcado completamente.

Por fortuna salió por su propio pie con algunas escoriaciones, asustado y con el llanto en sus ojos llegó al crucero a solicitar el apoyo de los presentes para rescatar la unidad.

La labores de rescate se prolongaron por más de 8 horas, pues los voluntarios sólo utilizaron palos y cuerdas para sacar la unidad del fondo del barraco, encontrando que la camioneta también cargaba en la parte trasera un tinaco lleno de agua, lo que pudo haber dificultado aún más que el ebrio sujeto pudiera controlar la unidad al ganarle el peso del líquido cuando derrapó en una curva.

Categorias
Policiaca SLPSLP