Después de la “ventilada” que dieran medios de comunicación capitalinos, a las comprobaciones que hacen algunos diputados de sus gastos, pagados con dinero del Congreso, la Auditoria Superior del Estado informó ayer a través de un comunicado, que a partir del ejercicio fiscal 2015, las cuentas del Congreso serán auditadas con mayor profundidad, ampliándose la muestra de análisis.

Y es que después de que por medio de transparencia se obtuvieran facturas, donde los diputados comprueban la utilización del dinero de apoyo legislativo en la compra de chocolates, vinos, pagos de restaurantes y hasta ropa interior, los comentarios en contra de cómo los legisladores gastan los recursos no se hicieron esperar.

Vaya tarea que tiene ahora José de Jesús Martínez Loredo titular de la ASE, pues la muestra para análisis que habrán de realizar sus auditores tendrá que como se dice dejar contentos a dos amos; por una parte los resultados de la auditoria deberán de convencer a los ciudadanos, quienes esperan que se “levante el tapete” y por fin se hable de donde van a parar los dineros del erario público, y por el otro lado sin duda alguna los diputados no se dejaran “descobijar” y utilizarán todos los recursos a su alcance para evitar ser “balconeados”.

Lo que sin duda será un obstáculo mayúsculo para la ASE, es que ejercicio con ejercicio debe de auditar a 112 entes que manejan recurso público, desde el propio gobierno del estado hasta órganos como los sistemas DIF, situación que representa una enorme carga de trabajo y un elevado margen de error.

Para la región huasteca todo indica que en cuanto al clima las condiciones pinta que serán extremas, al menos durante la semana próxima se espera que el termómetro pueda rozar de nueva cuenta los 50 grados, por lo que las autoridades de los diferentes niveles ya se preparan para resistir el temporal.

Uno de los puntos principales es el evitar los incendios y estar debidamente preparados por si ocurren, y eso sin duda es tarea de todos, sociedad y gobierno.

Por otro lado el calor extremo está obligando a plantearse medidas como la suspensión de clases en caso de que las temperaturas se tornen demasiado altas, lo que representan un problema de salud para aquellos estudiantes quienes entran o salen de sus instituciones a las horas donde el sol es más fuerte.

A decir de Federico Carranza no está muy lejana la posibilidad de que una suspensión sea necesaria, aunque si se deben de tomar en consideración diferentes factores, entre ellos el que la Secretaria de Educación lo avale.

 

Categorias
Apreciación Ciudad Valles