Ayer se presentó en Ciudad Valles quien se dijo dirigente nacional de la Unión Campesina Democrática, Antonio Tirado Patiño quien con su presencia respaldo al regidor del PRD Guadalupe Arteaga como representante de esta agrupación en el municipio y descalificó a Ángel Altamirano como el representante, pues acusó tienen diez años al frente de la agrupación sin entregar reportes al comité nacional sobre las afiliaciones realizadas en esta zona.

La postura de Patiño era anunciada ya desde semanas atrás por parte del regidor perredista que se acreditaba como dirigente ya de la agrupación y era desconocido por el propio Altamirano. La presencia del supuesto lider nacional sin embargo, es parte de las confrontaciones que vive la UCD desde hace algún tiempo en diversas zonas y donde dos grupos se descalifican, se desconocen, pero nadie acrédita su legal representatividad.

Por lo que la postura de Patiño solo es representada por un grupo de simpatizantes, en tanto que la otra corriente de la  UCD se mantienen en la postura igual de que ellos son los acréditados. Finalmente para ambos casos, lo que cuentan son los resultados del trabajo que se realiza y eso es lo que da credibilidad a quien quiera tener una representación. El caso de Guadalupe Arteaga y Ángel Altamirano se entiende solo es la intención de una de las partes por debilitar a la otra, pero no la busqueda real de tratar de ayudar a quienes tienen necesidad de la protección de sus unidades.

Nuevamente se divulgó una encuesta donde se hace la primera medición de los gobiernos en turno y aun cuando con el paso del tiempo la firma ha perdido confianza, finalmente sigue siendo un ejercicio que en el círculo político genera su interés pues quienes resultan bien calificados lo ven como un fortalecimiento de sus acciones, en tanto quienes no simpatizan con los gobiernos buscan desacreditarlos. Visto sobre los intereses políticos seguramente pueda ser muy cuestionada, pero observada desde el interés de la propia gente que no guarda esa malicia, las primeras acciones de los gobernantes se miden por las expectativas que se les han generado y las cuales aun cuando en algunos casos todavía no se hayan concretado, existe la esperanza que así ocurra y por tanto su valoración aun es en esa proyección, será seguramente hasta después del primer año, cuando la visión social tenga ya otro enfoque o reafirmación.

Categorias
Apreciación Ciudad Valles