El rescate de la producción agrícola en la región vuelve a ser tema de los niveles de gobierno, el impulso y desarrollo del campo no es un tema nuevo, sin embargo pocos resultados se han apreciado de los programas implementados, aunado a la falta de continuidad a la debida aplicación de los recursos públicos.

En el tema del café nuevamente se busca darle un impulso a la actividad, mediante la entrega de herramientas para trabajar, dejando de lado el recurso en efectivo, como una forma de garantizar que el productor se ponga a trabajar, pero esta estrategia ha generado poca aceptación entre los campesinos que han aprendido a vivir de los programas sociales.

Otro factor que afecta el desarrollo palpable de la producción es el tráfico de influencias entre dependencias y organizaciones que sobreviven de la gestión de los proyectos productivos en donde pasan a ser gestores y proveedores, de ahí que se observen equipamientos a comunidades donde no son necesarias, ya sea por baja producción o bien porque están cerca una de otra y bien se puede utilizar un solo equipo para dos o más comunidades, generando una saturación de implementos con tal de facturarlos.

Los propios funcionarios estatales y federales han reconocido que las trabas en el tema de la sanidad han sido un freno para que el producto huasteco pueda conocer otros mercados, ya sea por falta de apoyo para el combate de las plagas y mejora de la calidad del producto, o bien por propio desinterés de este departamento que mantiene un trabajo más mediático que de fondo con el sector productivo.

Cada vez más se refuerza la posibilidad de que la reubicación de los comerciantes ambulantes se dé en la parte baja de la plazoleta de Guadalupe, e incluso se habla ya de un presupuesto proyectado para esta obra, dependiendo únicamente de la aprobación de la Comisión Nacional del Agua que se realice la validación.

Sin duda el tema del impacto ambiental que esto pueda generar es uno de los puntos que se analizarán, debido a que a la concentración de cientos de personas y puestos ambulantes en el lugar habrán de generar una afectación, sin embargo con un proyecto bien diseñado y con un sistema de recolección de basura que involucre a los mismos comerciantes podrá funcionar y hasta generar un atractivo para la ciudadanía y los visitantes.

La otra opción que es la nave del centro de acopio de café en Los Naranjos, también pudiera funcionar pero se requiere igualmente de un proyecto bien planeado, sobre todo que pudiera permitir un crecimiento constante y opciones de mejoras y ampliación, aunque los cafetaleros también tienen planes para ese espacio que ha quedado en el abandono desde hace años convirtiéndose en un baldío con instalaciones deterioradas.

En la pasada visita Alejandro Cambeses secretario de agricultura en el estado manifestó que de bajar uno o más centros de acopio para el municipio no necesariamente sería en este espacio y que se podrían buscar otras alternativas.

Categorias
Apreciación Tamazunchale