Ayer se dio un enroque en la titularidad de la Policía Municipal, dependencia que a últimas fechas estaba dando de qué hablar y no muy bien precisamente, situación que ya vislumbraba que pudiera haber cambios, pues como en el fútbol, cuando el equipo anda mal el primero que tiene que irse es el director técnico, ya que a final de cuentas es él quien debe de tomar las decisiones y hacer ejercer su mando.

Quien a partir de ayer asume la titularidad ya tiene varios meses trabajando dentro de la corporación, conoce la estructura y sobre todo la problemática de la ciudad, así que no le será difícil seguir la dinámica, sobre todo del personal y de las cosas que ya se tenían proyectadas.

Aunque Manuel Silva Romo justificó su salida como el fin de una encomienda y el inicio de una más, siendo prácticamente la SEDENA quien elegiría su destino, la realidad es que tal vez su próximo destino sea solo el regreso a su casa, en la capital del país, puesto que ya se encuentra retirado de la milicia.

Llama la atención que en estos momentos no solo en Ciudad Valles se dieron cambios, también en Matehuala, ciudad referente del altiplano potosino, se dio la renuncia del director de la corporación municipal; Soledad de Graciano Sánchez mantiene a un interino y la propia Policía Estatal aún no define quien será su director general.

En este último de los casos hay varias corrientes que proponen ternas, incluso se habla de que el propio comisionado de la Policía Federal Enrique Galindo ha sugerido algunos nombres pero aun están en “análisis”.

Ayer Rosa Lucia Cervantes, funcionaria designada en el área de Obras Publicas realizó su enésimo desplante, ahora al exigir que se le asigne un vehículo oficial para realizar sus actividades y es que no si por trabajo se trata este no está a juicio, pues ha demostrado que tiene el interés y la capacidad para hacerlo; lo que se critican son sus berrinches.

Y es que en repetidas ocasiones ha renunciado y criticado a la administración donde trabaja, utilizando las redes sociales para expresar su malestar, pero cuando ya es buscada por los medios no quiere hablar, eso sí, obtiene su “reunión” privada y le cumplen su capricho.

Ayer con un pedazo de cartón colocado en una camioneta se dijo en huelga; situación que le sirvió para llamar la atención y una respuesta de parte de las autoridades, pero cuantas más rabietas como estas se aventara la funcionaria, es lo que muchos se pregunta.

Cosas más importantes hay en el ayuntamiento como para que se siga manteniendo a personal que opta por irse por “la libre”, quizá con el ajuste en la Policía Municipal también se aprieten tuercas por otro lado que buena falta que hace.

Finalmente los taxistas que se mostraban en contra de pagar los impuestos como el refrendo al Gobierno del Estado desistieron y al final accedieron a pagar según lo dicho por Mario Mendoza, pero ante la premura del tiempo de que este viernes culminaba el plazo para aprobar la revista pidieron prórroga para ello que se extenderá según él hasta el miércoles de la próxima semana. Hasta el viernes había cerca de 150 taxistas que aún no cumplían con el requisito de pasar la revista y aunque la afluencia de concesionarios era buena a los terrenos de la feria no iban a alcanzar a pasar todos.

Solamente para cumplir con el requisito de sesionar cada dos meses se reunieron este viernes los integrantes del Consejo Municipal de Transporte ya que una vez que fue instalado oficialmente el encuentro no hubo un orden del día en el cual basarse, ni siquiera se tomó asistencia y al final ni acuerdos se tomaron.

Y es que en la sesión celebrada hace dos meses sucedió lo mismo, una vez instalada a los presentes se les cuestionó se tenían algún punto a tratar, se agotó el tiempo y se dio por terminada la reunión. Algunos de los presentes indicaron que por ser viernes y casi quincena era preferible no excederse en la reunión porque además hacía mucho calor.

 

 

Categorias
Apreciación Ciudad Valles