SLP

Ciudad Valles aniversario número 457 de fundación

En el centro que se veían fragmentos de algunos edificios del siglo pasado entre ellos un jacalón vencido en ruinas con el nombre de iglesia

Belem Altamirano Izaguirre


Durante 300 años Santiago de los Valles permanece en el anonimato, un pueblo perdido entre las selvas y los ríos de la Huasteca Potosina.

Descripción del Valles Antiguo

En 1878 algunos viajeros informaban que la Ciudad de Valles se hallaba reducida a un montón de jacales de palma colocados en forma de laberinto, una plaza o un desierto semicuadrado donde pastaban animales de toda especie.

En el centro que se veían fragmentos de algunos edificios del siglo pasado entre ellos un jacalón vencido en ruinas con el nombre de iglesia, inmediato a este local se encontraban restos de las paredes del templo que dan idea de la antigua opulencia a pesar de todo este abandono, era cabecera del partido formado por los municipios de Valles, Tamuín, Tanlajás, San Vicente y Tanquián.

Estancamiento


Valles estuvo mucho tiempo sin progresar debido a las enfermedades tropicales propias del clima tan caliente y las comunicaciones tan difíciles con la capital, lo que se traducía en ausentismo perenne de las personas que tenían ahí intereses, las cuales preferían vivir en otras regiones como lo eran Ciudad del Maíz o Alaquines donde el clima era mejor.

La actividad económica principal que se desarrollo fue la agricultura y la ganadería en poca escala ya que sus habitantes sembraban para el consumo.

Decreto de ciudad


El decreto No. 60 del 5 de octubre de 1827, decía en su artículo 29: Todas las cabeceras de Departamento y Partido se denominarán ciudades.

Fue así como desde esa fecha la antigua Villa de Santiago de los Valles de Oxitipa, se convirtió en Ciudad Valles.

Ferrocarril


Y fue precisamente a finales del siglo XIX cuando Valles sale del anonimato, con la llegada del ferrocarril.

Se inicia el progreso de nuestra ciudad, gracias a las gestiones realizadas por el Gobernador Carlos Diez Gutiérrez, compadre de Don Porfirio Díaz, quien logra la aprobación del Congreso para la construcción de la línea del ferrocarril San Luis-Tampico y en 1878 se inician los trabajos con 2,000 hombres, un 5 de Mayo.

De inmediato se establece un aserradero en Tamtoc (Tamuín) para acelerarlos trabajos que permitieron llegar en agosto a 114 kilómetros a partir del vecino puerto de Tampico.

Los contratistas fueron: McCarty and Honan, el Sr. Greshmu y el Gral. Olvera y Cía.
En 1884 se trabajó en el túnel del Abra y el 20 de diciembre del mismo año, quedaba concluida la vía desde Tampico hasta Estación Valles, para continuar en 1887 el tramo Tambaca-Cárdenas y en 1890 se tendió el último riel y se clavó el último clavo.

Un 17 de abril de 1890 con la asistencia del Secretario de Fomento Carlos Pacheco, el Secretario de Guerra Pedro Hinojosa y Don Carlos Gutiérrez, gobernador del estado, se hace la inauguración oficial.

Primeros Alcaldes


Casimiro Castellanos González estuvo enfrente del municipio de 1890 a 1892.

En 1898 fueron Cenobio Hernández y Pedro Macías, en 1906 Santos Pérez, en 1908 Tomás Gallegos, en 1909 Enrique C. Castellanos, para 1910 J. Castellanos, y ya en 1911 fue alcalde Odón Emeterio Velarde.
La época en que Valles empieza su afán de progreso y es hasta 1912 cuando Jacinto Gallegos, padre de Javier Gallegos, se hace cargo de la primera administración pública para continuarla juntamente con Juan Ocejo.

Santos Pérez Gallegos en 1913, Enrique Castellanos en 1919, Don Odón Velarde vuelve en 1920, año en que fue asesinado por una gavilla de asaltantes por el rumbo de El Abra, terminando su mandato Tomás Oliva Bañuelos.

En 1922 y parte de 1923 Manuel S. Rodríguez y Camilo H. Gutiérrez, en 1915 y 1926 entra Rafael B. Martínez, le sigue Ángel Ocejo durante 1926, y en 1927 don Antonio Toscano, para 1928 durante 6 meses queda le frente del municipio el señor Nicolás Escudero, en 1929 a 1930 Clemente M. Gómez, en 1931 Filemón Medellín con Nicolás Escudero que culmina en 1932, en 1933 Domingo Candelario, en 1934 y 1935 Filemón Medellín y sigue Pedro Gallegos durante 1936 y 1937, en 1938 repite Tomás Oliva, para 1938 y 1939 Luciano Eraña Esparza y de 1939 a 1940 Manuel S. Rodríguez.
Hago mención de que estos cargos eran honoríficos sin pago alguno, y que a partir de 1940 por decreto del Gobierno Federal los presidentes municipales, deberán durar en su cargo 3 años.

Categorias
SLPSuplemento