HIDALGO

Crisolco pide a AMLO conocer del conflicto con Pachiquitla

Acusan públicamente al alcalde de Xochiatipan de estar detrás de Pachiquitla y lo responsabilizan de lo que suceda en ambas comunidades.

Yahualica, Hgo.- El pasado martes 18 de junio en palacio de gobierno,  surgió un acuerdo entre autoridades de Pachiquitla y Crisolco, teniendo como autoridades a Juan Luis Lomelí Plasencia, sub secretario de gobierno, el alcalde Eustorgio Hernández Morales, Said Chávez Cobos de la dirección de gobernación del distrito III; Marlen Maldonado, responsable de la Dirección General de Derechos Humanos; Eusebio de la Cruz Bautista de asuntos agrarios de Xochiatipan; Pedro Hernández Hernández, director de Seguridad Pública de Xochiatipan; el alcalde Manolo Gutiérrez no asistió a la cita.

En esta reunión existen dos comunidades más involucradas, Tenamaxtepec y Santa Teresa que respaldan a Crisolco.

Para llegar a Crisolco recorrimos en terracería, dos retenes de guardias comunitarias no armadas, se solicitó permiso para entrar, -somos periodistas- no hubo problema.

En un recorrido al interior de la localidad de Crisolco, que se ubica a treinta y cinco kilómetros de la cabecera municipal, su más cercana población comercial es Santa Teresa, el acceso  para llegar es terracería en al menos doce kilómetros. Crisolco cuenta con una casa de salud, a la que asiste un médico cada mes, que les da atención, aunque los medicamentos escasean.

 Se cuentan un aproximado de seiscientas personas en total, cuentan con energía eléctrica, además de drenaje sanitario y una planta tratadora de aguas residuales, además de agua entubada que solo le falta la conexión a la energía eléctrica para funcionamiento del bombeo, pero que está en gestión.

Estiman lamentable que el programa antes denominado Impulso y luego PESA, haya desaparecido porque ellos trabajaban y se beneficiaban; cuentan con estanque de peces que un grupo vende y consume en la localidad, además crías de pollos.

En esta comunidad el cien por ciento habla lengua materna. El delegado Raymundo Bautista Hernández nos recibe con una comitiva de un aproximado de diez hombres visibles. Se trata de una invitación realizada por la comunidad para conocer su historia. La unilateral historia que nadie sabe en torno a una lucha por defender la planicie de las márgenes del río, El Encinal, mismas que se ubican a cincuenta metros de su localidad y que históricamente les ha dotado de agua a sus bisabuelos, abuelos y padres de familia, la disputa son 71 hectáreas de tierra vega.

La comunidad goza de este privilegio de tener un río cercano, tierras de vega en las que aprendieron a correr y nadar de chicos; refieren Pachiquitla se ubica en el cerro, tienen que recorrer hora y media para bajar al río “nosotros tenemos la posesión legal y el usufructo de estas 71 hectáreas que estamos demostrando ante las autoridades”.

Crisolco es un ramal de origen de la comunidad de Tenamaxtepec, Pachiquitla tiene sus parcelas en el cerro y todos con certificado agrario del entonces PROCEDE; advierten “en nuestros planos aparece el río, en el de ellos su comunidad termina en el cerro, en sus faldas no en la planicie, su comunidad está a dos horas de nuestras áreas, el cerro es de ellos” nos dice  Paulino Martínez, secretario del comité delegacional.

El conflicto tiene una particularidad prehispánica, su disputa lleva implícita la violencia colectiva o de tumulto, la sorpresa: Su comunicación está centrada en el wolki toki, cuentan con espacios de observación permanente en guardias de 24 horas por 24, están alertas. “ellos no tienen nada a que bajar de su cerro, están muy retirados de nuestra comunidad, señalan tienen conflictos con todas sus comunidades alrededor, por el número que representan, antecedentes hay muchos, pero nosotros no estamos solos Tenamaxtepec nos apoya y Santa Teresa”.

En este rescoldo de tierras de vega se termina el límite con Veracruz, cuya situación de condiciones no es diferente a nuestras comunidades.

La historia reciente del conflicto con Pachiquitla

 Como antecedentes recientes, se explica que el pasado 12 de noviembre del 2018 detuvieron al señor Celerino González Reyes, quien levantaba fotografías como testigo de la incursión de los vecinos de Pachiquitla en las tierras en disputa; fue llevado detenido a la comunidad de Pachiquitla, la versión del afectado refiere una supuesta golpiza, tapado de la cara, le aplicaron una bolsa de plástico, supuestamente lo colgaron y luego lo pusieron a disposición del ministerio público acusado de agresión a vecinos de esa comunidad.

El 24 de diciembre del 2018 -según ellos-  “mataron de siete machetazos a Manuel Martínez Bautista en su milpa, un hombre mayor de edad que trabajaba su milpa en tierras de Crisolco, ni siquiera en los terrenos del conflicto que están pegados. Era sordo”. En el recorrido muestran su cruz y advierten “por este vecino, que ya no les vamos a permitir ni un metro de tierra, antes les ofrecimos el cincuenta por ciento para mediar y terminar con el conflicto; hoy no hay negociación”.

El pasado 11 de mayo un grupo de vecinos de Pachiquitla entraron a las tierras en conflicto y quemaron pastizales, poniendo en riesgo a los caballos que pastaban. Detuvieron a dos los de Crisolco y fueron entregados al Ministerio Público denunciados por daños. “Habíamos sembrado maíz y nos quemaron todo, después ellos vinieron a sembrar”.

El siguiente hecho que detonó una confrontación directa, fue el pasado diez de junio, cuando, según su dicho, sorprendieron los vecinos de Crisolco a dos personas tirando herbicida y lavando la máquina aspersora, esto en las márgenes del río, donde las familias corren a llevar agua para tomar de los manantiales identificados, además que del río toman agua los caballos, se bañan los niños y las mujeres bajan a lavar. Refieren que los infractores se echaron a correr y dejaron las máquinas que fueron recogidas, además de un morral, estos hechos que constan en una averiguación previa, refieren, fue a las tres de la tarde.

Narran que serían las cinco de la tarde del mismo día que alrededor de trescientas personas rodearon la comunidad de Crisolco, dentro de la misma se habían introducido “traían palos con punta, machetes y armas, por radio decían que iban a entrar a llevarse lo que fuera.

Explican, ellos estaban con las mujeres por que habría llegado la imagen y se habían concentrado a la veneración, cuando los vieron “tronando sus armas y cohetones, machetes y palos con punta, no venían a platicar. Las patrullas de la policía aquí estaban en la orilla del río, a qué venían ellos acompañándolos”.

“Nosotros teníamos que defender a nuestras familias, los niños y niñas, las mujeres, nos defendimos, estábamos rodeados y era el comisariado quien venía al frente de todo, por eso hoy le queremos dar nuestra postura. Si bien hay un acuerdo que se va a respetar, también hay una postura”.

El comunicado

Estuvo a cargo del secretario del comité delegaciones Paulino Martínez  Martínez: “La comunidad de Crisolco solicitamos la intervención del presidente de la república el licenciado Andrés Manuel López Obrador, para que se solucione el conflicto que llevamos casi cuarenta años luchando, es un patrimonio que nos heredaron nuestros padres y abuelos. Nos vemos amenazados constantemente por los vecinos de la localidad de Pachiquitla”.

“Son incitados  por el alcalde del municipio de Xochiatipan Manolo Gutiérrez, es un señor prepotente, lo único que sabe hacer es hostigar”.

 El diez de junio a las 5:15 horas los vecinos de Pachiquitla entraron a la comunidad de Crisolco disparando y asustando a las familias, se hacían acompañar de la policía municipal de Xochiatipan, que lejos  de actuar para salvaguardar y mantener la paz y el orden de la sociedad, hacen todo lo contrario.

Somos gente de paz y trabajadora, ya hemos buscado de diferentes maneras llegar a un acuerdo, les ofrecimos en el Tribunal Superior Agrario en la Ciudad de Tampico Tamaulipas, la propuesta de que el terreno en disputa se divida en  partes iguales para finalizar el problema,  hemos participado en mesas de diálogo pero la gente de Pachiquitla tiene una idea mala que el presidente de Xochiatipan les vendió.

 Lo hacemos responsable al señor Manolo Gutiérrez sobre cualquier daño que lleguen a sufrir los vecinos de Crisolco. Lo denunciamos ante las instancias correspondientes y a la opinión pública sobre todos los atropellos del cual hemos sido objeto”. (SIC)   

Finalizó diciendo “nosotros ya cedimos, ellos no aceptaron, hoy nuestra posición es que no les vamos a ceder ningún metro cuadrado de nuestro terreno”.

Por Moisés Medrano

Categorias
HIDALGOHUASTECA Y SIERRAYahualica