Huasteca Centro

Diablos no se encuentran en la historia escrita o fotográfica

  • El municipio de Tanlajás se encuentra en la zona sur del estado, conocida como la huasteca y su principal acceso se encuentra en el crucero de Aguahedionda.

Teódulo Ocejo

Tanlajás, S.L.P.- Dentro de las investigaciones que se han realizado para la conformación de la monografía del municipio, la tradición que más se preserva y asistencia tiene, no se encuentra documentada en los libros estatales o nacionales, al menos no en los tiempos en que se asegura tiene la historia del mismo.

Según la historia investigada hasta el momento por el cronista Justino Gutiérrez Armendáriz, con base en el Archivo General de San Luis Potosí el Archivo General de la Nación “y también con particulares que han hecho trabajos de investigación, el municipio de Tanlajás se encuentra en la zona sur del estado, conocida como la huasteca y su principal acceso se encuentra en el crucero de Aguahedionda y se ubica en la carretera nacional 85 México-Laredo.  

“Fueron principalmente los náhuatl los que se enfrentaron a los invasores, Hernán Cortés siguió   hacia Tampamolón, San Vicente Tancuayalab, Tamuín y Panuco; Tanlajás no forma parte de esa historia, el territorio de Tanlajás desde el año de 1527 perteneció a la diócesis de la Ciudad de México, su primer obispo sería Juan Fray de Zumárraga, de quien no se tienen datos de que haya visitado esta región, ya en el siglo XVIII los padres custodios franciscanos, adscritos a la custodia de San Salvador de Tampico, hablaban en cartas de patente o circulares de 1723 a 1781, de 22 misiones en la huasteca en el perímetro de Tampico a Tanlacub, entre las que se encontraba Tanlajás; el padre custodio era Juan Antonio Parrilla, cuyo gobierno eclesiástico estaba en Aquismón”.

“Es precisamente en el año de 1723 que data la fundación de Tanlajás por orden del virrey y marqués de Casa Fuerte, En 1748, el misionero Fray Jacobo de Castro escribe que la misión Santa Ana de Tanlajás, situada en la sierra, se compone de 31 familias, cuatro de españoles y el resto de mestizos y negros, en su mayoría sirvientes de la hacienda mayor, conocida como Santa Ana de Tancolol, además de 139 familias de huastecos, administra el padre fray Eusebio Contreras”.

“La iglesia tiene una inscripción de que fue terminada en el año de 1772, es diferente a las demás debido a que su campanario está a un lado de la nave, está separada” y es bajo el decreto número 61 del Congreso del Estado del 8 de octubre de 1827, en que se  da legalidad al municipio”.

En años de la revolución fueron “Camilo y Leopoldo Larraya Orta propietarios del rancho San José del Tinto, a los que se menciona como una familia de terratenientes llegados de San Luis Potosí, Manuel  C. Lárraga pasa a la historia luego de atacar por la retaguardia a las fuerzas villistas en la batalla de Ébano, esto en 1915, Los Lárraga Orta no tenían mayor  intención de apoyar a Porfirio Díaz como presidente de la republica ni de ganar espacios en su gobierno, de tal forma que al triunfo de la revolución no aceptaron de buena manera la afectación de sus propiedades, este dato es bastante interesante, toda vez de que se habla de que los terratenientes eran los Lárraga y que no querían repartir sus tierras. El primer ejido en conformarse en Tanlajás fue el ejido de Koromohom, en 1931, pero pasaron cerca de siete años para que se iniciara un movimiento más amplio, el agrarismo se intensificó gracias a la intervención del mayor Ezequiel Ahumada, Serapio Gutiérrez y Enrique Oliver”.

En el tema político, se menciona que “cobijados bajo las siglas del Partido Revolucionario Institucional, prácticamente impusieron un presidente municipal tras otro, los apellidos Lárraga, Lucero, Medellín, Guillen y Orta, se sucedían uno a uno en la presidencia, fue en la década de los 70 cuando al hacer una válvula de escape al descontento de los indígenas, que permitieran que Diego Alonso Luisa ganara la elección de extracción indígena bajo las siglas del PRI”.

NO SE MENCIONAN LOS DIABLOS

Entre otros datos históricos del municipio, uno de los que caracterizan al municipio es la tradición de los diablos, en donde aseguró el cronista municipal que no existen datos que permitan establecer la antigüedad de esta tradición o como surgió, conociendo solamente un escrito que durante la Administración 2012-2015 salió a relucir y hablaba de que “los diablos es una tradición que no se sabe de donde llegó, no quiero entrar en controversia con nadie, es la mayor fiesta que hay en el pueblo, lo que decía ese escrito es que en alguna ocasión un vaquero quiso asustar a los pequeños de su familia y se encontró unas máscaras de las que tallan aquí y se puso la máscara y agarró su chirrión, su látigo, y se puso a dar de chicotazos”, de lo cual, remarcó, no hay historia alguna escrita o en gráficas, aunque reconoció que si cuenta con aproximadamente 70 años como máximo.

Categorias
Huasteca CentroSLPTanlajás