SLP

Diarrea del viajero

Las enfermedades diarreicas causadas por la contaminación de agua y alimentos por enteropatógenos continúan siendo causa de importante morbilidad en los países con escaso nivel de desarrollo.

La diarrea del viajero es una gastroenteritis que suele ser causada por bacterias endémicas del agua local. Los síntomas son vómitos y diarrea. El diagnóstico es principalmente clínico.

Jessica Montoya

A partir de la década de los años 50, al producirse un aumento de los viajes a zonas exóticas del planeta, comenzó a dársele importancia a la frecuente aparición de cuadros diarreicos en las personas que visitaban estas regiones, englobándose estos cuadros bajo el término general de diarrea del viajero (o del turista). Aunque inicialmente se postularon diversos factores etiológicos como factores climáticos o cambio en el tipo de alimentación hoy sabemos que la diarrea del viajero está causada por agentes infecciosos, principalmente de tipo bacteriano.

Actualmente, se calcula que cada año más de 50 millones de personas viajan desde países desarrollados a países en desarrollo y esta cifra continúa aumentando, incrementándose así la adquisición por parte de estos viajeros de enfermedades propias de las zonas visitadas. De todas estas patologías, las más frecuentes sin duda continúan siendo las entidades comprendidas en la denominación de diarrea del viajero, de la que se calculan unos 50.000 casos diarios a nivel mundial y que es, en términos de volumen, la principal consulta diagnóstica de viajeros que regresan de zonas no desarrolladas.

La diarrea del viajero puede ser causada por cualquiera de varias bacterias, virus o, con menor frecuencia, parásitos.

Tanto los alimentos como el agua pueden ser la fuente de infección. Los viajeros que evitan beber agua local pueden infectarse de todos modos al cepillarse los dientes con un cepillo mal enjuagado, tomar bebidas embotelladas con hielo hecho con agua local o consumir alimentos manipulados de manera inapropiada o lavados con agua local. Las personas que toman fármacos que reducen el ácido gástrico (antiácidos, bloqueantes H2 e inhibidores de la bomba de protones) están expuestos a una enfermedad más grave.


FACTORES DE RIESGO

Clásicamente la geografía mundial se divide en 3 zonas según el riesgo de diarrea para los viajeros que acceden a ellas:

  • Zona de bajo riesgo, menos de 8% de viajeros padecerán procesos diarreicos por cada 15 días de estancia: USA, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón y países de Europa Occidental y norte de Europa.
  • Zona de riesgo intermedio, entre 8 y 20% de viajeros padecerán procesos diarreicos por cada 15 días de estancia: Países de Europa del Este, Sudáfrica y regiones del Caribe.
  • Zona de alto riesgo,más de 20% de viajeros padecerán procesos diarreicos por cada 15 días de estancia. En algunos destinos la tasa es de hasta el 90%: Mayor parte de Asia, Oriente Medio, África y Centro y Sur del continente americano.
Áreas de riesgo.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Aunque no hay un acuerdo unánime en la definición, clásicamente se entiende por diarrea del viajero como la presencia de 3 ó más deposiciones no sólidas a lo largo de 24 horas, que puede ir acompañada o no por otras manifestaciones como cólicos, náuseas, vómitos, fiebre, tenesmo, urgencia, o presencia de sangre en heces, que se presenta en viajeros a países no desarrollados.

En un intento de clasificar el cuadro de forma más precisa, se ha denominado diarrea del viajero moderada cuando el número de deposiciones diarreicas es inferior a 3 a lo largo de 24 horas y además existen manifestaciones adicionales o cuando se producen 3 ó más deposiciones a lo largo de 24 horas sin manifestaciones acompañantes.

Diarrea ligera corresponde a la emisión de una o dos deposiciones diarreicas a lo largo de 24 horas sin sintomatología acompañante.

Además, se entiende por diarrea del viajero de tipo disentérico cuando además de la diarrea está presente la fiebre o/y existe sangre en las heces.

¿QUÉ LA CAUSA?

El agua y la comida contaminadas son los principales reservorios de los patógenos que producen diarrea en viajeros a países en desarrollo. La causa más frecuente de diarreas es la bacteriana, que representa del 60 al 85% de los casos según distintos trabajos14. Las diarreas producidas por parásitos representan el 10% y los virus ocasionan un 5% de los mismos15. El enteropatógeno que con más frecuencia produce diarrea del viajero es la Escherichiacoli.

Tanto los alimentos como el agua pueden ser la fuente de infección. Los viajeros que evitan beber agua local pueden infectarse de todos modos al cepillarse los dientes con un cepillo mal enjuagado, tomar bebidas embotelladas con hielo hecho con agua local o consumir alimentos manipulados de manera inapropiada o lavados con agua local.

DIAGNÓSTICO

En un paciente que ha estado en un país tropical y consulta por un proceso probablemente infeccioso es fundamental la realización de una historia clínica y exploración física completa que nos puede orientar hacia la posible causa, así como establecer la gravedad del cuadro diarreico. En una adecuada anamnesis no debemos olvidarnos de algunas cuestiones que nos orientan hacia la posible causa de las diarreas u otras enfermedades relacionadas:

  • Conocer los lugares en los que se ha estado y tiempo de estancia.
  • Conocer si se ha realizado las profilaxis recomendadas según el país visitado.
  • Conocer en qué sitios se ha hospedado: rural, urbano, aire libre
  • Conocer si ha sufrido picaduras de insectos o mordeduras de animales.
  • Conocer si ha utilizado las protecciones recomendadas según el país visitado: ropa adecuada, mosquiteros, repelentes, consumo de comidas y bebidas, baños en lagos, ríos.
  • Tiempo de aparición de los síntomas: durante el viaje, después del regreso.

La mayoría de los pacientes con diarreas no requieren exploraciones complementarias, salvo en caso de diarrea muy importante, fiebre mayor de 38ºC, presencia de sangre en las heces, afectación del estado general y deshidratación, paciente mayor de 65 años, inmunosuprimidos o con una enfermedad de base que pueda agravarse y pacientes con clínica de más de 10 días de evolución.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la diarrea del viajero se basa fundamentalmente en una rehidratación adecuada, un tratamiento no antimicrobiano, que no difiere del indicado en otros cuadros diarreicos y un tratamiento antibiótico, cuando esté indicado, dirigido a cubrir los gérmenes que con mayor frecuencia están implicados en estos cuadros.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN

La mejor protección es la de seguir estrictamente las medidas higiénicas elementales como lavarse las manos antes de las comidas y evitar la ingesta de alimentos y bebidas con riesgo de contaminación.

En las zonas de alto riesgo, los viajeros deben evitar también lavarse los dientes con agua del grifo.

Deben consumir sólo alimentos cocinados que aún estén calientes, frutas que se puedan pelar y bebidas carbonatadas sin hielo servidas en botellas selladas. Deben evitarse las verduras crudas. Los bufés y los restaurantes de comida rápida son un riesgo mayor.

Categorias
SLPSuplemento