Ciudad Valles

Diputada de MORENA se apropió de las casas de su esposo y lo corrió

Reynaldo Alonso terminó pidiendo asilo en la casa de su hermano, quien le prestó un pequeño cuarto.

En el año 2014 la diputada le pidió que le prestara a su hijo las escrituras de su casa como aval para un préstamo bancario.

La diputada local plurinominal por MORENA Rosa Zúñiga, quién llegó al cargo por suerte y gracias a la equidad de género, junto con sus hijos se apropió de dos casas a nombre de su esposo sexagenario a quien el pasado mes de enero corrió de su hogar, por lo cual el día de hoy vive alojado en un minúsculo cuarto en casa de su hermano.

Se trata de Reynaldo Alonso Tovar, de 69 años de edad, exsecretario general del Comité Ejecutivo Municipal de MORENA, jubilado del Ingenio Plan de Ayala, quién con lágrimas en los ojos cuenta que lleva 40 largos años de casado con la ahora legisladora.

Relata que desde que ésta llegó a la curul en septiembre del año pasado, cambió su manera de ser, de tal manera que hasta dio la espalda a los morenistas que la apoyaron cuando no era nadie.
Cuenta que en el año 2014 le pidió que le prestara a su hijo Óscar las escrituras de su casa, ubicada al final de la calle Morelos, como aval para un préstamo bancario, ya que iba a construir una segunda planta y que al término de cuatro años que se cumplieron en el 2018 se las regresaría, pero no fue así.

Dijo que Rosa Zúñiga contrató a su hijo Óscar Alonso como guardaespaldas y a su pareja sentimental como asistente, pero dio la espalda a unos abogados de Valles y a su suplente Lorena Castillo.

Agrega que todo empeoró cuando un día la sorprendió en la capital potosina sosteniendo una reunión privada con una diputada priísta y afirma que fue testigo que en dos ocasiones ella recibió varios pagos de dinero en efectivo, pero nunca le quiso decir del porqué se los daban.

Señala que en enero de este año y sin más, lo corrió de su casa por lo que tomó solamente su ropa y fue a pedir alojamiento a otro de sus hijos en la colonia Doraceli, pero éste también le cerró las puertas porque su esposa se lo había pedido.

Las escrituras de esa vivienda dijo que están a su nombre, pero en el testamento está de beneficiario su segundo hijo, quien se apropió de ella.

Reynaldo Alonso terminó pidiendo asilo en la casa de su hermano en la calle Palma de la colonia Doraceli, quien le prestó un pequeño cuarto donde nada más tiene un refrigerador, una cama y una mesa; aseguró que de no haber sido por el apoyo de su consanguíneo no sabría en dónde estaría.

Por si fuera poco, señala que la diputada le mantiene embargado el 20% de la pensión que recibe y desconoce del porqué, ya que sus hijos son adultos.

Categorias
Ciudad VallesRelevante SLPSLP