Espejeando Huasteca

Espejeando

HÁBIL operador político de cuantas campañas ha participado, Marco Antonio Ramos Moguel se ha distinguido en el escenario regional por ser sin duda uno de los pocos perfiles que ha sabido mantener un liderazgo que le ha permitido mantenerse vigente, aun sin tener cargo alguno, después de aquella exitosa experiencia como presidente municipal de Huejutla.

 

Con todo ese capital político y social acumulado desde aquella ocasión, el ex edil huejutlense llegó a considerar en su momento que esto le alcanzaría para lograr, tiempo después, una diputación federal, lance en el que por cierto debió enfrentarse al candidato del PRI, hoy abanderado al Gobierno del estado, Omar Fayad Meneses, y quien desde luego habría de sacarle gran ventaja en aquella contienda, dejando sin embargo al candidato perredista Ramos Moguel en el segundo sitio de la jornada.

 

Siempre inquieto y con el oficio bien aprendido, el joven Marco Antonio intentó posteriormente volver a figurar en el panorama, aceptando ir como candidato a diputado local en el proceso por la gubernatura anterior, cuando se armó una alianza mal hecha entre el PAN-PRD-Convergencia, donde llevaron como su candidata a Xóchitl Gálvez, a la cual no le alcanzaría el empuje de las tres fuerzas opositoras, y menos aún fue suficiente para hacer llegar al ex alcalde al Congreso del Estado. No obstante aquel esfuerzo sí le sirvió y bastante bien a otro de sus homólogos, el ex presidente municipal panista de Xochiatipan, Prisco Manuel Gutiérrez quien felizmente y gracias a la candidatura plurinominal se colocó en la Cámara de Diputados. Luego de lo cual hoy pretende volver a gobernar a sus paisanos.

 

Con dicho historial en su haber, y tras los eficientes servicios prestados como secretario de Finanzas del Comité Directivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática, hoy la democracia le vuelve a hacer justicia al joven Marco Antonio Ramos, quien se encuentra considerado en la posición número uno de la lista plurinominal de candidatos a diputados locales. Lo cual quiere decir que haga o no haga campaña, de todos modos ya tiene asegurada una cómoda butaca para la próxima Legislatura del Estado.

 

Quizás por eso, y sobre todo conociéndole la enjundia que había puesto en cada proceso electoral anterior (como ya se ha mencionado), hoy en día al ex presidente municipal perredista se le aprecia de lo más tranquilo y relajado; es decir, nada qué ver con sus anteriores incursiones en las campañas, cuando se emocionaba a más no poder y con ello contagiaba también a sus seguidores y simpatizantes. Habría que recordar por ejemplo cuando se le vio ilusionado en que su hermano Gabriel Ramos pudiera repetir la hazaña lograda por la Presidencia municipal; sin embargo, el entusiasmo ya no alcanzó para tanto.

 

Ahora que el PRD se encuentra en este nuevo proceso por la próxima Gubernatura (y donde por cierto va por segunda vez su padrino y mentor político, José Guadarrama como candidato), pero además están en juego las diputaciones y presidencias municipales, no se observa en Marco Antonio y su equipo todo ese despliegue de estrategia que ya se le ha visto en las otras campañas.

 

Es más, pareciera que de última hora y al no haber conseguido un perfil de mayor presencia en cuanto a trabajo político y social, al cuarto para las doce decidió ingresar los documentos de su ex tesorera Marlene Vergara como candidata a la presidencia municipal de Huejutla, hecho que por cierto ha generado comentarios entre los mismos perredistas porque no fue ella quien entregara la documentación ante el Consejo Municipal Electoral, como sí lo hicieron todos los demás candidatos; dejando en el aire la duda sobre esa extraña forma de hacer las cosas, justo ahora que los demás partidos están echando toda la carne al asador para mostrar el músculo político con el que van a luchar en este proceso que, debería saberlo el propio Marco, se antoja ya bastante competido.

 

Y es que si el PRD no tenía ya bastante con la fortaleza que sabe caracteriza al PRI con toda su estructura; ahora le ha entrado también todo el Partido Encuentro Social en diversos municipios, así como el Partido Acción Nacional, que también ya dio de qué hablar con el registro de sus candidatos.

 

Por todo ello, sí que les ha causado extrañeza y hasta empieza a preocuparles a las fuerzas del perredismo, qué es lo que está pasando con su candidato a diputado local; que además, resulta evidente, se le fue de las manos la principal carta que pensaba tenía asegurada, como es el municipio de Huautla, donde hoy difícilmente remontarían los rompimientos internos que se han registrado. Y eso por no hablar de otros municipios donde son gobierno, que hoy  ya le quedan fuera de su jurisdicción electoral y que también se encuentran en riesgo para su partido, pero que aun con eso, antes sí parecían interesarle.

Categorias
Espejeando HuastecaHIDALGO