Espejeando Huasteca

Espejeando

CONSIDERADO desde antes de iniciarse el actual proceso electoral como uno de los municipios -quizás el único de la Huasteca- que prometía una presencia casi absoluta para el Partido Revolucionario Institucional, sin observarse a la distancia -en aquellos meses- que pudiera resurgir la oposición para darle la pelea en esta contienda, la clase política priista local daba por hecho que ya desde entonces podían cantar victoria con la candidata o candidato que designara el mismo tricolor.

 

La cosas sin embargo, empiezan a tomar su complejidad, propia de cualquier proceso interno para la selección del abanderado o abanderado, tanto a la diputación local, al haberse estrenado como cabecera de Distrito, y más aún por la propia candidatura a la Presidencia municipal, donde de hecho se concentró la pelea hacia el interior, pero llevando finalmente a los aspirantes a lograr acuerdos de buen nivel que les permitiera llegar con un candidato de unidad.

 

Así las cosas, y hasta ese momento sin involucrarse de lleno en el procedimiento, más bien se podría decir que supo mantenerse a discreción, guardando la sana distancia, y tanto los contendientes como la misma dirigencia estatal pudieron llevar la fiesta en paz; sobre todo después de que con la postulación de Erika Saab Lara como candidata a diputada local, el proceso meramente municipal recibió la necesaria oxigenación para continuar con el trámite, hasta llegar felizmente a la designación de Brenda Lizette Flores Franco para abanderar al PRI rumbo a la alcaldía.

 

Hasta ahí, todo pareció incluso ser mera cuestión de trámite, los obligados acuerdos para la integración de la Planilla, y otros necesarios amarres que le dieran viabilidad a la candidatura, sin perder el fortalecimiento que, ya se dijo, demostró tener la estructura desde un inicio.

 

Sin embargo, habría sido precisamente en esta última aduana, la conformación del equipo y la forma en que habría de operarse la campaña, donde, dicen los enterados, empezó a dejarse ver la mano, hasta entonces oculta, del alcalde en turno, Manuel de Jesús Rivera Fernández, quien sabiendo del potencial que ha tenido como jefe político en el municipio, estaría tratando de mantener al menos cierto control en las decisiones que se tomen en la ruta de campaña, con el consiguiente involucramiento en la próxima administración.

 

Con todo ello, que ya comienza a permear más allá de los propios grupos, y tornando el escenario mayormente competitivo con la participación de otras fuerzas que están resurgiendo de sus cenizas, hoy el panorama en San Felipe Orizatlán, se aleja de aquella estampa cien por ciento tricolor, mostrando ya en su nueva faceta la variedad multicolor, no sólo por la incursión del Partido Encuentro Social, que lleva como candidato a diputado al profesor Felipe Lara Carballo y que se está aplicando en lo suyo para competirle en serio a la misma Erika Saab, quien parecía ir sola; sino que ahora también les empieza a dar batalla el Partido Acción Nacional con su candidato a la alcaldía, Raúl Valdivia Castillo, un perfil que si hasta antes no figuraba en mayor proporción, hoy pareciera estar fortaleciéndose, gracias en mucho a la operatividad que abiertamente le está haciendo el ex presidente municipal panista, Andrés Zuviri Rivera, metiéndose con ello de lleno en la pelea por la Presidencia municipal. Aprovechando así, no solamente las propias fuerzas opositoras que se estarían aglutinando, sino también desde luego, jugar a su favor con los puntos débiles que estaría dejándoles el propio entramado priista, operado sin duda por la influyente capacidad de decisión que sigue teniendo el alcalde Manuel Rivera.

Categorias
Espejeando Huasteca