Espejeando Huasteca

Espejeando

NATURAL DE TODO proceso político, y más todavía tratándose de una contienda de la naturaleza que tenemos en el tablero estatal, donde se juegan en tres pistas diferentes pero dentro de la misma carpa tres posiciones distintas como son la gubernatura, Congreso local y Presidencias municipales, no podría entonces estar exenta dicha presentación de una serie de comentarios, rumores, versiones; en suma: de las infaltables intrigas y conspiraciones que suelen acompañar este tipo de competencias.

Es así que al calor de las inconformidades propias dejadas por la principal posición en juego, aderezadas por los espacios de diputación y encima de todo ello las alcaldías que como es lógico nunca dejará a todos felices y contentos; se han derivado especulaciones al por mayor que empiezan a trascender no sólo entre los grupos sino que amenazan con permear hacia algunos sectores más amplios del electorado; lo que debería activar alguno de los muchos sensores de alerta que sin duda están encendidos día y noche precisamente para detectar y neutralizar cualquier efecto adverso que pudieran ocasionar durante el proceso.

 

Y es que la forma y el fondo conque se han venido operando desde un principio la designación de candidatos, primero por la gubernatura, luego las diputaciones y al final las alcaldías, ha enviado un mensaje hacia las bases de los diversos partidos que, cuando menos, les han causado confusión sino es que hasta preocupación entre sus mismas fuerzas vivas, que en no pocos de los casos por muy duchos que sean en la interpretación de lecturas políticas, es la hora que no terminan de entender el mensaje sobre quién o quiénes están jugando contra quién.

 

Peor aún, ante la fuerte encriptación con que se ha codificado el mensaje venido desde las alturas, y por lo cual incluso muchos todavía tienen que usar códigos en sus conversaciones para la operación política en curso, les estaría resultando toda un cátedra en criptografía descifrar la clave de este galimatías político.

 

Es así que, al fin distraídos por la misma función de tres pistas bajo una sola carpa, nadie atina al final de cuentas de apreciar el espectáculo en su conjunto y menos aún estar consciente a plenitud de qué se trata la función que unos y otros nos vienen ofreciendo. Ya que, a ciencia cierta, tal pareciera que ni entre los mismos actores principales y demás involucrados en el reparto terminan bien a bien por ponerse de acuerdo en quién dirige la orquesta a fin de que todos juntos y al mismo tiempo toquen la sinfonía que le de orden y armonía a tan inédita actuación electoral. Misma que valga suponerlo -ante el destello de las luces estrambóticas-, más bien pareciera un primer y gran ensayo para su posterior puesta en escena.

Categorias
Espejeando HuastecaHIDALGO