Espejeando Huasteca

Espejeando.

Una nota peculiar, es sin duda la declaración del juez conciliador de Huejutla, Julio Hernández, quien refiere que serán multadas las personas que aparten lugares para estacionarse en la vía pública, y aunque es algo que realmente es real, para eso debe haber una denuncia contra ellos. Habrá que recordar  los super cívicos de la Ciudad de México. Definitivamente para poder avanzar culturalmente debe comenzar a existir civilidad responsable, unos denunciando y las autoridades aplicando sanciones contempladas en la ley.

Por supuesto que no están exentos de encontrarse a algún “Lady” o “lord calle”, de esos que no entienden de leyes, que saben que son de familias privilegiadas y consideran que lo merecen todo y que el resto de la sociedad no importa. Seguramente muchos consideran que si su negocio o su casa tiene acera, nadie puede detenerse frente a esta, sin que el espacio sea cochera señalada, es decir, creen que la calle es propiedad particular de quien vive enfrente y eso no es así.

Por eso el funcionario aclara que el apartar la vía pública con objetos, considera está prohibido por las normas de convivencia. “El artículo 47, fracción 27, está escrito que ninguna persona puede obstruir la vía para poder estacionarse; y quien  viole esto será acreedor de una multa”.

Es común ver comerciantes colocando rejas, macetas y hasta costales para apartar la vía pública como propiedad particular, para usarlo como particular de alguien, cuando la calle no se puede privatizar; sin embargo sucede. Advierte la autoridad que si los elementos de tránsito y vialidad y policía se percatan de alguien haciendo eso, tendrán que aplicar su respectiva multa …….…… En Yahualica se polariza cualquier controversia en la comunidad, la falta de una articulación formal de gobierno municipal para mantener una información clara y contundente con sus autoridades auxiliares, provoca marejadas que terminan siempre en reclamos y ahora hasta en agresiones contra sus gobernantes. Es ahí lo indignante, vergonzoso, e incluso comienza a resaltar la falta de confianza entre gobierno y gobernados.

El desbordamiento social en este municipio ha sido constante, hay un sentimiento encontrado, un nudo en la sociedad que pudiera de un momento a otro soltarse, lo que desde luego sería peligroso, pero se ha venido llenando el vaso de manera paulatina. El alcalde Eustorgio Hernández Morales no ha mostrado solvencia con la sociedad, no hay conecte, su carácter osco, que no ha terminado de entender que la sociedad requiere algo que el alcalde no tiene, paciencia para ser escuchado, inteligencia para resolver, prudencia para dialogar, humildad para entender al prójimo, y créanlo, esas virtudes no se compran en una tienda, mucho menos se adquieren con dinero, tampoco lo da la iglesia, esto se mama desde el seno familiar.

Los valores humanos, es un factor que la sociedad debe ir considerando antes de emitir un juicio electoral con sus votos,  que permiten ir teniendo mejores gobiernos si la sociedad comienza a tener más y mejor conciencia a la hora de tomar la decisión del candidato; ahí podríamos decir ¿Estaríamos mejor con César? U cualquier otro de los participantes en el pasado proceso electoral por el ayuntamiento.

Por eso, ahora que vienen los enamoramientos políticos, cuando el que más dinero trae, el que mejor peinado anda o que viste a la moda, o el que anda en el partido del nuevo poder, todo esto no basta, deben analizar seriamente a la persona, si ésta cuenta con los valores que el pueblo requiere para poder sacar adelante las necesidades de todos. No son los valores económicos los que cuentan a la hora de considerar emitir un sufragio, sino el que quizá ni popular sea, pero se le conoce por la trayectoria de su familia, que es buen hijo, buen padre, buen esposo. Hay que decirlo que ya hay muchas experiencias en la que algunos apenas toman el poder y andan cambiando hasta de mujer, por que el dinero -sobre todo si no es del gobernante- les absorbe el seso ………….. La visita de AMLO sigue siendo un eco muy difícil de olvidar, sobre todo cuando se dirigió a hablar de los bancos, al referirse a los banqueros usureros, a los que les van a exigir un trato digno para los ciudadanos y no hace mucho presentamos quizá un asunto que en nuestra huasteca es muy normal. El ver que nuestro campesinos sigan haciendo fila desde un día anterior, durmiendo fuera de los bancos para poder alcanzar una ficha y cobrar su programa PROCAMPO. Se entiende que las instituciones bancarias reciben esta tarea que no es fácil, pero tampoco puede ser un trato indigno. ¿…pero, alguna vez usted ha visto un banco humilde? Pues no, porque no los hay. Éstos solo reciben dinero y entregan dinero y se mueve dinero, no sentimientos, es decir no importa nada que no sea papel moneda, al menos así queda claro en un servicio como de los que hablamos.

Tiene que haber la forma de agilizar el servicio para nuestra gente del campo, debe existir la manera de programar por número, día  u hora de pago para evitarles dar dos o tres vueltas para lograr tener esos  mil quinientos pesos, que si para algunos son pocos, para la necesidad y pobreza de nuestra gente representan seriamente resolver problemas básicos en la familia.

Categorias
Espejeando Huasteca