Ciudad Valles

Flor de cempasúchil perfuma la zona del centro de Valles

Inicia la venta de artículos para la celebración de Día de Muertos

Vidal Trejo

Dirían en la Huasteca Sur: “Ya huele a Xantolo”, y es que, aunque la indicación es que el tianguis de Día de Muertos iniciaría apenas este miércoles 28 de octubre, comerciantes de la zona Tének y de otros lugares se adelantaron, y desde este martes comenzaron con la venta de la flor de cempasúchil, viuditas, limonaria y hasta arcos ya armados y semi decorados.

Si bien, reiterando, la indicación era de iniciar hasta el 28, ellos argumentaron que desde esa fecha y hasta los días 1 y 2 de noviembre ya era un plazo demasiado corto para poder conseguir una buena venta y, por ende, una mejor ganancia, además de que las personas tendrán más tiempo para decorar y colocar las ofrendas a sus seres queridos.

Inmediatamente, el olor a flor de muerto invadió la calle Porfirio Díaz y los transeúntes comenzaron a comprar sus ramitos y a encargar sus arcos, mientras que los comerciantes, aunque poco, tenían cierto temor de ser sancionados por las autoridades por no respetar dicho acuerdo, aunque su justificación era válida.

SE SIENTE EL OLOR A COPAL

Las calles poco a poco se visten de verde y naranja, además de que el olor a flor llena el ambiente y es fácil recordar también el aroma que desprende el polvo de copal al momento de ser lanzando a las brasas de la copa de barro.

La gente en la calle Porfirio Díaz, se detenía en los pocos puestos que había de venta de productos alusivos a la fecha, principalmente en la esquina con la calle Guadalupe Victoria, donde una mujer y su marido, bajo los rayos del sol de mediodía, armaban a toda máquina arcos de diversos tamaños y precios, que las personas iban pidiendo y que tenían que esperar para poder llevarse el suyo.

Metros antes, una mujer armaba los suyos, pequeños, usando como mesa una pequeña caja de reja como mesa y, al lado de ella, un anciano llevaba unas cuantas bolsas con velas amarillas que ofrecía en menos de 10 pesos la pieza.

Al cruzar la calle, frente a una ferretería, un trío de jóvenes también hacía lo propio en el armado de arcos y, en la otra esquina, frente a una tienda de ropa económica, un joven también vendía velas de diversos tamaños y copal, y junto a su puesto, una mujer también ofrecía flor de cempasúchil en la cajuela de su carro.

Esto es sólo una introducción, pues lo mismo será replicado este miércoles en la calle Abasolo, donde se colocan decenas de comerciantes indígenas, aunque este año serán muchos menos, por el tema de la pandemia, sin embargo, la esencia es la misma.

NOS ADELANTAMOS, SINO NO GANAMOS

Una de las personas más activas era la señora Justina, quien radica en el ejido Ojo de Agua, quien junto a su esposo, comenzaron desde temprano con la elaboración de los arcos, aún mientras el sol les juagaba mal y no tenían ni un pedazo de sombra para refugiarse.

En su pequeña mesita, ya tenía flor de cempasúchil, mandarinas, viuditas, hoja de plátano y otras cosas, aunque lamentó que no hubiera podido cosechar sus propias flores, pues en el almacén se las dieron muy caras.

“Un rollito nos lo vendieron en 50 pesos, y nosotros de ahí tenemos que sacar ramitos para venderlos a 10 pesos, está muy cara. Yo sí sembré en junio, pero no se nos dio, porque les faltó agua, yo creo. Pero como quiera tenemos que vender y sacar algo, pero mañana (miércoles) ya vamos a traer muchas más cosas, como naranjas y mano de león, además de que ya llegan otros compañeros” comentó.

Asimismo, dijo que su fuerte es armar los arcos, a los que ya le ponen flores y son de diferentes tamaños y precios.

“La gente a veces no sabe cómo hacerlos, por eso ya los vendemos hechos y les ponemos unas cuantas flores, para que ya se los lleven así y ellos los terminan de decorar. Hay unos grandes de 250 pesos y otros más chicos. Tenemos desde 70 pesos, para todas las necesidades”.

A ROMPER LA OSCURIDAD

Otro de los artículos que más se venden en esta temporada son las velas de cera amarilla, las cuales se colocan frente a los altares y se hacen caminos con ellas para iluminar el camino de las ánimas, según las creencias.

Óscar Ortiz Cruz es un comerciante dedicado a la venta de estas velas (en esta temporada), además del aromático copal.

“Nosotros en esta temporada únicamente vendemos velas. El copal a veces encontramos y traemos, porque no falta quien lleve, pero las velas es lo que traemos más. Nosotros las conseguimos en Hidalgo, y hay desde 5 pesos hasta 70 pesos la pieza, que depende del tamaño, pero también vendemos por paquetes, a 75 pesos, pero trae menos o más piezas, dependiendo el tamaño” comentó.

Asimismo, dijo que él se adelantó aún más, pues tiene su pequeño carretón ya fijo en la esquina de las calles Porfirio Díaz y Guadalupe Victoria, donde en tiempos normales vende verduras.

De cualquier manera, este miércoles ya habrá mucha más variedad y se quedarán durante aproximadamente cuatro días, hasta el 2 de noviembre.

Categorias
Ciudad VallesSLP