SLP

Huastecos en la Revolución Mexicana

Aquí en La Huasteca Potosina prendió la mecha de la revolución Pedro Antonio de los Santos Rivera quién con un grupo de varios jóvenes de familias acomodadas forman un batallón que pagaban con sus propios recursos

Belem Altamirano Izaguirre


La nefasta política agraria y las profundas desigualdades sociales, la perpetua prolongación en el poder de Porfirio Díaz, la represión a la prensa y las inconformidades políticas fueron el detonante para que estallara la revolución mexicana un 20 de noviembre de 1910, encabezada por su caudillo Francisco I. Madero.

Aquí en La Huasteca Potosina prendió la mecha de la revolución Pedro Antonio de los Santos Rivera quién con un grupo de varios jóvenes de familias acomodadas forman un batallón que pagaban con sus propios recursos, entre ellos están los hermanos Santos, Pedro Antonio, Fulgencio, Samuel, los hermanos Lárraga Orta, Leopoldo y Manuel, los hermanos Curiel Gallegos, Rafael, Atilano y su primo Jesús, además de Agustín García Arnaud, Tomás Oliva Bañuelos, el Dr. Gonzalo González, Odón Emeterio Velarde, Domingo Candelario, entyre otros, todos ellos con el Ejército Constitucionalista y por el Ejército Villista Capitán Francisco Rodríguez Gómez.

DOCTOR GONZALO GONZÁLEZ

El Doctor Gonzalo A. González fue un médico militar Carrancista, originario de Real de Pinos, Zacatecas, recorrió Aquismón, Tancanhuitz y Villa Guerrero (hoy Tamuín) y Cd. Valles, donde fijó su residencia ayudando a las familias necesitadas con los medicamentos
que el mismo preparaba.

Participó activamente en la batalla del Ébano, donde dio ayuda a numerosos soldados, cuentan que al estar auxiliando a un soldado le avienta una cobija y le dijo “para que la muerdas porque ya no tengo anestesia y te voy amputar una pierna”

-“Ese soldado era mi abuelo paterno Teodoro Barajas Ipiña, él nos narró ese hecho. Vivió muchos años con una prótesis, debido a la amputación de su pierna”, dijo el Profesor Juan Barajas Rubio.

Al doctor Gonzalo González le sobreviven en Ciudad Valles, numerosos nietos y bisnietos.

SAMUEL DE LOS SANTOS


Samuel de los Santos Rivera nació en Tampamolón en 1887, siendo muy joven se incorporó al inicio de la revolución maderista en 1911 con las fuerzas de Francisco Muriel.
En 1913 ya tenía el grado de Teniente Coronel, participó en varios combates y en la defensa del Ébano, mereció el grado de General Brigadier.
Fue jefe del Estado Mayor de Jacinto B. Treviño, participando en toda la contienda revolucionaria.
Fue electo Diputado al Congreso Constitucionalista, reunido en Querétaro en 1917.
Ocupó diversos cargos dentro del gobierno, falleció en la Ciudad de México en 1959.

PEDRO ANTONIO DE LOS SANTOS


Pedro Antonio de los Santos Rivera nació en Tampamolón, ingresó al Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí (hoy la UASLP) donde cursó la preparatoria y la carrera de Leyes que terminó en 1910 pasando a ser pasante de Leyes.

A sus escasos 23 años tomó la defensa de Madero y consiguió su libertad bajo fianza, para lograrlo contó con la ayuda de Ramón López Velarde, de Manuel C. Lárraga, de Samuel Santos.

Participó en la campaña maderista, se dice que fue uno de los redactores de “El Plan de San Luis”, se incorporó a las órdenes de Lucio Blanco, participando en varios encuentros.
Aquí en la Huasteca, Pedro Antonio prendió la mecha revolucionaria levantándose en armas varios jóvenes de familias acomodadas como los Terrazas, Oyarvide, Guillén, Navarro, Camargo, Sánchez Medina, Velarde y otros más, jóvenes idealistas que compartían el sentir del joven Pedro Antonio Santos.

Fue invitado por Madero a formar parte de su gabinete, cargo que dejó para regresar a San Luis a titularse.
En Tampamolón fue traicionado y entregado a los Huertistas, quienes sin juicio lo fusilaron un 31 de Julio de 1913, contaba con 26 años de edad.


RAFAEL CURIEL GALLEGOS


Rafael Curiel Gallegos nació un 30 de diciembre de 1883 en esta Ciudad Valles, cursó estudios en el Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí, la carrera de Ingeniero Agrimensor, siendo el primer profesionista de su generación.

El 12 de enero de 1912 se levantó en armas, fue uno de los hombres que participaron activamente en la conformación de la Constitución Política Mexicana de 1917.
Luchó contra la dictadura de Porfirio Díaz, participó en varias batallas, destacándose en la Batalla del Ébano, donde le iban a imponer los galones de Teniente Coronel, lo que no aceptó diciendo “peleo por ideales no por galardones”.
Llegó a ser Gobernador del Estado Potosino en 1922, tuvo importante participación en la expropiación petrolera, con el carácter de Interventor para el pago a las Compañías Petroleras Extranjeras.
Murió el 29 de Marzo de 1955, sus restos están sepultados en la rotonda de los Constituyentes en la Ciudad de México.

Artículo escrito por Belem Altamirano Izaguirre, Cronista de Ciudad Valles.

LEOPOLDO LÁRRAGA

El Coronel Leopoldo Lárraga Orta, nació en Tanlajás, fue hijo de Jesús Lárraga y Manuela Orta, por motivos de salud, no pudo seguir estudiando en la Capital Potosina y regresó a su tierra para dedicarse al manejo de sus vastas propiedades en su Rancho San Joaquín, conociendo su forma de pensar, fue comisionado por los municipios de Tanlajás, Tanquián y San Vicente Tancuayalab para que asistiera a Valles con la representación de ellos y emitir sus votos a favor de la candidatura independiente de Madero y el Lic. José Pino Suárez, para presidente y vicepresidente de la República.

Después del triunfo en la batalla del Ébano, el coronel Lárraga, solicita y obtiene su retiro del ejército y sus haberes que ascendían a cerca de 20 mil pesos, los dona para la educación y se dedica a sus actividades de trabajo y engorda de ganado, sin saber porque, fue hecho prisionero en la Plaza de Tampico por órdenes del entonces jefe de operaciones militares el General Guillermo Nelson es enviado a San Luis Potosí, a disposición del también jefe de estado Saturnino Cedillo, quien ordena su asesinato.

Leopoldo Lárraga debidamente custodiado por una escolta militar al mando del tristemente célebre Mayor Pantaleón Rueda, quién después de cometido el crimen ascendió a Mayor, lo envía a Cd. Valles y a las 5:00 de la mañana del 25 de junio de 1926 a la vista del pasaje del tren y en presencia de su esposa fue asesinado en el puente que se ubica cerca de la entrada a Fibracel.

Categorias
SLPSuplemento