SLP

Lactancia materna

La lactancia es un proceso de oferta y demanda. Por lo tanto, ¡cuanto más le dé de mamar a su bebé, más leche producirá!

Jessica Montoya

Durante el embarazo, el cuerpo  estuvo preparando una combinación muy especial de nutrientes para satisfacer las necesidades de su bebé.

La leche materna es el equilibrio perfecto de agua y nutrientes, y contiene grasas, azúcares, proteínas, minerales, vitaminas, anticuerpos y enzimas. También tiene la función de promover el crecimiento del cerebro y el cuerpo. A medida que su bebé crece, su leche se modifica, a fin de satisfacer las necesidades nutricionales de su bebé.

¿CÓMO SE PRODUCE?

Cómo responde su cuerpo a la succión de su bebé:

La succión del bebé estimula las terminaciones nerviosas del pezón y la areola, las cuales envían una señal a la hipófisis del cerebro para que libere dos hormonas: la prolactina y la oxitocina.

Cómo responde su seno a la succión de su bebé:

  • La prolactina hace que sus alvéolos tomen nutrientes (proteínas, azúcares) de su suministro de sangre y los transformen en leche materna.
  • La oxitocina hace que las células que se encuentran alrededor de los alvéolos se contraigan y expulsen la leche a través de los conductos galactóforos. Este paso de la leche a través de los conductos se denomina reflejo “de bajada de leche” (expulsión de leche).
  • La bajada de leche se experimenta de varias formas, por ejemplo: Su bebé comienza a succionar y tragar activamente.
  • Es posible que gotee leche del otro seno.
  • Es posible que usted tenga en sus senos una sensación de hormigueo o de que estos están llenos (después de la primera semana de amamantamiento) o que tenga calambres uterinos.
  • Es posible que esté sedienta.

El seno es una glándula compuesta principalmente por tejidos conjuntivos y adiposos que brindan soporte y protección a las áreas productoras de leche del seno. La leche se produce en pequeños grupos de células denominados alvéolos. La leche viaja a través de conductos galactóforos hacia los senos galactóforos, que actúan como depósito de reserva. Estos senos están ubicados detrás de la areola, el área pigmentada que se encuentra alrededor del pezón.

Las pequeñas protuberancias de la areola se denominan glándulas de Montgomery. Estas producen un aceite natural que limpia, lubrica y protege el pezón durante el embarazo y la lactancia. Este aceite contiene una enzima que mata las bacterias y elimina la necesidad de utilizar cremas para los senos.

Cada pezón tiene entre 15 y 20 aberturas a través de las cuales fluye la leche.

Cuando su bebé mama, la acción de la mandíbula y la lengua de su bebé, que ejercen presión sobre los senos galactóforos, genera succión. Esto hace que la leche fluya fuera de su seno dentro de la boca de su bebé.

LECHE MATERNA

CALOSTRO

Por lo general, el calostro, la primera leche producida por los senos, una vez que su bebé nace, el calostro está presente en pequeñas cantidades durante los primeros tres días, que es compatible con el tamaño pequeño del estómago del bebé.

El calostro tiene un color amarillo, una consistencia espesa, un alto contenido de proteínas y un bajo contenido de grasas y azúcar. El contenido de proteínas es tres veces mayor que el de la leche madura, ya que es rico en anticuerpos que transmite la madre. Estos anticuerpos protegen a su bebé y actúan como laxante natural, lo cual ayuda a que su bebé elimine la primera deposición, denominada meconio.

LECHE MADURA

Su leche cambiará y aumentará en cantidad aproximadamente 48 a 72 horas después de dar a luz. Puede tomar más tiempo, según cuándo comience a amamantar y con qué frecuencia lo haga. El cambio de la leche se produce un poco antes si usted ya ha amamantado anteriormente.

LECHE INICIAL

Cuando comienza a amamantar, la leche que recibe el bebé se denomina leche inicial. Es poco espesa y acuosa, y tiene un tinte celeste. La leche inicial es más que nada agua que se necesita para saciar la sed de su bebé.

LECHE FINAL

La leche final es liberada después de varios minutos de haber comenzado a amamantar. Su textura es similar a la de la crema y tiene la más alta concentración de grasas. La leche final tiene un efecto relajante en su bebé. La leche final ayuda a su bebé a sentirse satisfecho y a aumentar de peso.

BENEFICIOS PARA SU BEBÉ

Los anticuerpos de la madre se transmiten a través de la leche, y proporcionan a los bebés que se alimentan con leche materna una mayor resistencia a las infecciones, como virus respiratorios. Esta protección no puede ser proporcionada por la leche maternizada, ya que esta no contiene anticuerpos humanos.

La leche materna se absorbe rápidamente y causa menos molestias estomacales, estreñimiento y diarrea que la leche maternizada.

Los bebés que se alimentan con leche materna tienen menos probabilidad de desarrollar alergias.

La lactancia puede reducir las posibilidades de que su bebé desarrolle en el futuro infecciones en los oídos, diabetes, la enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa.

La lactancia reduce la posibilidad de que se desarrollen algunos tipos de cáncer infantil, como los linfomas.

Reduce la posibilidad de que el bebé se vea afectado por el Síndrome de muerte súbita del lactante.

La lactancia mejora el desarrollo de los músculos de la boca y los huesos de la cara y puede reducir el riesgo de obesidad infantil.

BENEFICIOS PARA USTED

La lactancia después de dar a luz causa contracciones del útero, lo que ayuda a prevenir un sangrado intenso. Durante las primeras seis semanas después del parto, el útero continúa contrayéndose y reduciéndose al tamaño que tenía antes del embarazo.

La lactancia es económica. Usted no deberá afrontar el costo adicional de la leche maternizada y los suministros (aproximadamente $1,600 por año, solo en leche maternizada).

La lactancia es más práctica. No hay nada que mezclar, medir, lavar ni preparar.

La lactancia puede ayudarle a recuperar el peso que tenía antes del embarazo más rápido que si no amamantara, especialmente si amamanta a su bebé durante seis meses.

La lactancia retarda el regreso de la menstruación.

La lactancia desencadena la liberación de la hormona Prolactina, conocida como la “hormona maternal”, que promueve una sensación de relajación y bienestar.

La prolactina también promueve un sueño más profundo, lo cual le permite sentirse más descansada en menos tiempo.

Las investigaciones demuestran que la lactancia reduce los riesgos de sufrir cáncer del seno y de ovario, y puede reducir el riesgo de osteoporosis.

Categorias
SLPSuplemento