HIDALGO

Manganeso, olor a muerte

Las localidades de Chiconcoac, Tolago de Lolotla, Tamala y Acuimantla de Tepehuacán de Guerrero, y Coxhuacán de Molango de Escamilla, todos preocupados por la contaminación del aire, agua, el daño en la salud y su patrimonio.

Sierra Hidalguense. En vísperas del aniversario número 60 de su instalación en el centro de municipios serranos en el estado de Hidalgo, (Molango de Escamilla, Lolotla, Tlanchinol, Tlanchinol, Xochicoatlán y Tepehuacán de Guerrero) una manifestación y diferencia entre camioneros materialistas, generó la inquietud social motivada por la emisión de contaminantes que la empresa Autlán presuntamente ha generado. Refieren del impacto ambiental que ha  modificado el entorno y dañando la salud pública de serranos, según su dicho.   

 Localizada al norte del Estado de Hidalgo, en una zona privilegiada por su riqueza natural y cultural, está ubicada la Unidad Minera Molango en Naupa, Otongo y Nonualco, la cual representa el depósito de mineral manganeso grado metalúrgico, más importante del Norte y Centroamérica, y uno de los diez yacimientos más grandes del mundo.

La empresa se promociona en su página: En Otongo perteneciente a Tepehuacán de Guerrero, la empresa refiere de su industria que el mineral de esta zona se destina principalmente para la industria del acero, de forma directa en las acerías o como materia prima para ferroaleaciones. En Molango, existe el único horno de nodulización y concentración de mineral en el mundo, mediante el cual se producen los nódulos de manganeso, que por sí solas, o bien como complemento de los minerales naturales de manganeso de alta ley, sirven para fabricar ferroaleaciones. Las reservas de mineral en esta zona y la política de exploración de la empresa garantizan que esta operación continúe por muchas más décadas, aportando al desarrollo económico de las futuras generaciones de los habitantes de la zona.

La Unidad Minera de Naopa se encuentra ubicada en el centro del Distrito Manganesífiero de Molango (DMM), uno de los 10 más extensos del mundo en cantidad de Recursos Potenciales a desarrollar.  El DMM es el más importante de México (y por lo tanto del hemisferio norte del Continente Americano) y orgullosamente está ubicado en el Estado de Hidalgo. Debido a ello, la ubicación y reservas de la Unidad Naopa resultan estratégicas para las Unidades Molango y Nonoalco. La Unidad Naopa cuenta con un depósito de reservas probadas de carbonatos de manganeso explotables a tajo abierto dentro del Distrito, así como con reservas de óxidos de manganeso.

Empresa Nonoalco. En 1964 la empresa comenzó a operar la mina de cielo abierto de Nonoalco Xochicoatlán, dentro del mismo distrito de Molango, obteniendo un mineral de manganeso muy escaso a nivel mundial: el Bióxido de Manganeso Natural (MnO2).

Con este hallazgo, la empresa dedicó todas sus energías al procesamiento de este producto, mediante el uso de tecnología avanzada, introduciendo con éxito en el mercado el MnO2 Natural Grado Batería, como materia prima indispensable en la fabricación de pilas secas.

Asimismo, en esa misma década, la compañía inició el procesamiento de un nuevo producto: el Óxido Manganoso (MnO), para satisfacer las necesidades de las empresas fertilizantes y de micronutrientes animales a nivel mundial.

A lo largo de los años, la empresa se ha consolidado como uno de los principales productores de este insumo en el mundo, con sólidas relaciones comerciales en México, Estados Unidos, Asia, Sudamérica y Europa.

Posteriormente, en la década de los noventas, Autlán incursionó en la fabricación de MnO2 Natural Grado Cerámico, logrando su aceptación como pigmento para la industria cerámica.

Autlán cuenta con reservas probadas en Nonoalco, que garantizan el suministro continuo de sus productos para todos sus clientes.

La empresa que cotiza en la bolsa de valores, obtuvo su éxito gracias a los recursos naturales de Hidalgo, en lo que refiere a estas tres empresas de las muchas con las que cuenta en territorio nacional y el extranjeros, cuya producción tiene como destino Estados Unidos y Canadá.   Su impacto en materia laboral se considera en municipios de Tlanchinol, Molango de Escamilla, Lolotla, Tlanchinol, Tepehuacán de Guerrero, Xochicoatlán de donde en sesenta años, muchos han dejado su vida, salarios cuestionados, cobertura de jubilación de la misma manera, pero economía finalmente.

Muchos líderes sociales, organizaciones, han intentado, han creado escenarios que en muchas ocasiones buscan abanderar causas que significativamente terminan en ganancias para algunos y abandonando las causas sociales.

Hidalgo ocupa el primer lugar nacional en la producción de manganeso, gracias a la mina localizada en el municipio de Tepehuacán de Guerrero. De acuerdo con el censo económico del INEGI, dicho municipio aporta 89 por ciento de la producción de la entidad. Es una de las 11 minas subterráneas, mientras que hay 233 a cielo abierto. De las primeras se extrae oro, plata, plomo, zinc y cobre. Están localizadas en los municipios de Pachuca, Lolotla, Real del Monte, Xochicoatlán y Tepehuacán de Guerrero.

El recorrido en el lugar es originada por el llamado que realizan vecinos y algunas autoridades de las localidades de Chiconcoac, Tolago de Lolotla, Tamala y Acuimantla de Tepehuacán de Guerrero, y Coxhuacán de Molango de Escamilla, todos preocupados por la contaminación del aire, agua, el daño en la salud y su patrimonio. El recorrido inició en el lugar denominado Casetas desde donde nos hacen el acompañamiento, nos muestran los respiraderos, que no es otra cosa que la emisión de gases del sub suelo al exterior, producto de los trabajos que realizan de manera subterránea, desde lo que producen las máquinas, las explosiones de dinamita, y todo lo que genere humo contaminante que drásticamente se aprecia en la maleza los contrastes del daño ecológico en el entorno. Algunos con chimeneas otros planos solo con protecciones al ras del suelo.

Aquí comienza la historia de su lucha, una que han intentando una y otra vez cual Quijote contra el molino de viento, su percepción es que son gases contaminantes, a las que de alguna forma obliga a que alguien tenga que analizar los mismos para corroborar algo que es notorio, es público, refleja preocupación pero que legalmente no se tiene documentado.

 En Chiconcoac y Tolago ambas localidades de Lolotla, hablamos con las voces autorizadas, Fausto Romero Silva, presidente del comisariado ejidal del núcleo agrario que comprende ambas comunidades, quien habla de la preocupación ante la colindancia con el cerro de Yotetla donde está asentada una de las empresas, en donde ellos se ubican sobre la parte alta,  y enumera daños considerables, desde alambrado, techos de lámina, tela ciclón, auditorios municipales, casas tronadas por detonaciones de dinamita, los trabajos subterráneos son precisamente en sus asentamientos, en la que la repercusión es que la lluvia ácida que les llega dice  afectan todo a su paso, además de los daños al área agropecuaria por mortandad de reses contaminadas, cultivos contaminados “y el impacto ambiental en el aire nos perjudica en la salud, niños y adultos, tenemos niños enfermos de la vista, pérdida de memoria”.

Advierte no existe una vinculación con la empresa, en un intento que tuvieron hace cuatro años que generó una manifestación buscando respuestas, terminó en una agresión con elementos de seguridad, vecinos detenidos “fuimos golpeados y encarcelados. Nosotros pedimos nos reconozcan los daños que han ocasionado y que solucionen el problema de la contaminación”. Estima que la empresa “se ha burlado de la gente” que habita los pueblos originarios.

En la comunidad de Chiconcoac nos recibe el Presidente del Consejo de Vigilancia, Wenceslao Cruz Hernández, quien muestra documentos de sus intentos por ser escuchados y muestra escritos que sustentan sus palabras, dirigidos y recibidos con sus folio de documento de la Presidencia de la República que recibió el documentos el 05 de agosto del año 2019, en donde le hacen saber sobre la contaminación provocada por “residuos de manganeso, emisiones de polvos y lavado”.

Les hacen saber del daño a la salud de los habitantes de ambas comunidades, además de flora y fauna, los daños a sus casas con cuarteaduras, láminas de zinc. A esta queja se le suma la hecha llegar también al Presidente de la república por la comunidad de Acuimantla de Tepehuacán de Guerrero, “contaminación por lavado de manganeso y plomo que desemboca en el río Claro desde el año de 1967, advierten daño en mantos acuíferos, le hacen saber que desapareció el pescado, las acamayas, mojarra y demás especies que son fuentes de su alimentación. Además advierten que su desarrollo turístico a la orilla del río lo van a tener que cerrar pues la gente no asiste al saber que es agua contaminada.

 A esto se le suman más documentos entregados a Martí Batres, a la senadora Mercedes Gonzáles, al diputado Fortunato Castillo. De lo anterior no hay respuesta, no existe una investigación formal para documentar esa inquietud, mediar las partes y mitigar las afectaciones que aseguran existen,           

Cruz Hernández hace público documentos en los que se hizo un muestreo por parte de Laboratorios Clínicos El Chopo, en el que refieren fueron varios los sometidos a la revisión, resultando que las amas de casa, vecinos y trabajadores de la mina salen por igual con alto contenido de manganeso en la sangre, que de acuerdo al semáforo de contaminación aparecerían en el rojo, lo anterior comparado con las explicaciones y folletos que les fue entregado.

En estos documentos ellos sustentan fehacientemente el daño a la salud de los vecinos, en la que advierten son víctimas de una “muerte silenciosa” por la que solicitan formalmente a las autoridades de gobierno federal, estatal, la intervención para frenar los altos niveles de contaminación y la reparación del daños en la salud, el patrimonio de los habitantes.

 Siguiendo en el recorrido en la comunidad de Tamala y Coxhuacán los vecinos advierten los daños al agua, el cambio drástico por la llegada de lodos contaminantes y la afectación a los pescadores. Enfermedades para mujeres que han tenido que entrar al agua e incluso niños con granos.

 La noche del lunes tras finalizar el recorrido en la comunidad de Tamala, los habitantes sonaron las campanas en llamado a reunión, la presencia de dos ingenieros de la empresa Autlán que intentaban persuadir a algunos habitantes para frenar la inquietud que sabían ya se generaba en las comunidades, y que buscaban supuestamente voces de apoyo social en favor de la empresa.

Esto detonó que los vecinos se molestaran y los retuvieran, al grado que les mostraron el lodo del río, Francisco Castillo y José María N recibieron en su camioneta nueva en sus interiores y cajuela tambos de lodo del río, fueron llevados a conocer de cerca “la pizarra”, le llaman así a todo el desecho que el río arrastra de la empresa y que ha dañado la fuente más importante de abastecimiento de agua. “llévenle a sus jefes esta muestra de lodo, que vean como nos contaminan, que analicen si esto es de ellos o no” les dijeron a los empleados antes de dejarlos ir.     

Por Moisés Medrano

Categorias
HIDALGOHUASTECA Y SIERRAHuejutla