HIDALGO

Paz en la Tormenta 

Enfrentando el duelo.

Ante el acontecimiento de la muerte, lazo del cazador inevitable, no podemos librarnos de ver partir a nuestros seres queridos ni a los amores más grandiosos en ese viaje que no tiene retorno. Imposible aislarnos de esa situación bajo ningún argumento; el final resulta inevitable y tarde o temprano sobrevendrá para cada uno, para cada una, para todos. El precio que pagamos por nuestra permanencia en el mundo es ese: despedir y ver marchar a algunos de los seres más amados. Poco a poco “se deshoja la flor” y el número de familiares, vecinos y amistades se reduce; la mazorca se desgrana y los espacios vacíos van aumentando a nuestro alrededor, hasta que alguna vez somos nosotros quienes desocupamos nuestro espacio en el mundo y por igual emprendemos dicho viaje.

En el Capítulo Tercero del Libro de Eclesiastés, encontramos la maravillosa revelación de que <<Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer, y tiempo de morir.>>

Entonces, frecuentemente nos horrorizamos y nos descontrolamos cuando la experiencia de la muerte alcanza a alguno de nuestros allegados. No sabiendo como afrontarla el impacto resulta brutal, catastrófico. Como consecuencia nos hallamos sorprendidos, nos dolemos y nos sentimos desconcertados; entramos en pánico, desconsuelo y caemos en depresión. La reacción inmediata es la negación del hecho; nos rebelamos ante esa realidad que consideramos “inaceptable” para nosotros en su primer momento. La crudeza de la verdad nos duele y ciertamente el dolor resulta inevitable. Sin embargo, es totalmente cierto que el llanto no llega a darse tanto por quienes se van sino por nosotros, que nos quedamos sin ellos. Lloramos por nuestra impotencia para preservar la vida más allá del tiempo asignado a cada cual; lloramos por nuestra incapacidad para controlar situaciones fuera de nuestro alcance; lloramos por nuestros límites humanos, por nuestras frustraciones o por no estar convenientemente preparados para enfrentar el desencanto que produce la separación.

¿Por qué me pasa esto? Nos preguntamos, cuando la pregunta provechosa debiera ser ¿para qué me ocurre esto?

¿Por qué me lo quitaste, Dios mío? Cuando la actitud correcta quizá deba ser: ¡Gracias Dios por el tiempo que me has permitido disfrutar su compañía!

Es cierto, como ya lo expresé anteriormente: el dolor resulta inevitable pero el sufrimiento es opcional. Lloramos por el desacomodo de nuestra conciencia intranquila; padecemos por los sentimientos de culpa, por los débitos del alma atormentada.  Sufrimos y lloramos mayormente porque ante el fallecimiento de un ser querido pensamos en nosotros y no en el ser amado que se nos va. De lo que se trata entonces es no pensar en lo que el difunto deja ni a quienes abandona, sino a dónde va y quién le recibirá. Pensar en el derecho de descansar que tienen nuestros familiares y amigos difuntos para entregarlos enteramente a la paz. Entregarlos a las tareas de su eternidad y encomendar su alma a la victoria de Jesús, en quien somos más que vencedores.

En la Carta a los Corintios 15:55-57, Pablo dice: <<¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?>> (Teniendo por conocimiento de fe que Cristo venció a la muerte y que por él somos salvos). Y asimismo <<Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.>> ¿Por qué llorar entonces ante una muerte que ya fue vencida? ¿Qué no, acaso, a eso vino Jesús? ¿Qué no es esa la  consumación de nuestra fe?

Los apegos tienen un rol muy importante en el proceso de duelo que deben ser atendidos saludablemente. Tratamos inútilmente de detener la separación de los difuntos conservando sus pertenencias, costumbres y diversos objetos, más que como un homenaje para ellos, como un reflejo de nuestra negación a dejarlos ir. Nada ya resulta igual. Inútil todo cuanto trate de hacerse a destiempo. Lo mejor se ha dado ya, porque para todo hay un tiempo: <<Tiempo de abrazar; tiempo de amar.>>

Un antiguo proverbio chino, dice: <<Cuando el arco está tenso, hay que soltar la flecha.>> Lo qué en términos más próximos, viene siendo que cuando el globo ha sido cargado con helio, es necesario soltarlo para que cumpla su destino y vaya a las alturas. ¿Detenerlo indefinidamente…? ¿para qué estropear su necesidad de elevación, que es al mismo tiempo su derecho a trascender? ¿Para qué hacer más grande el sufrimiento conservando los artículos de su uso personal? ¿qué caso tiene prolongar lo que resulta inútil?

Cuando llegamos a la consideración de que nuestros difuntos más que lágrimas necesitan paz, y no es que no las merezcan, sino que merecen algo mejor que es su liberación, sin las ataduras de un duelo prolongado ni la subyugación del auto martirio. Mejor que la resignación que parece ser una aprobación forzosa, viene siendo la aceptación como un acto de suprema conciencia y esa sobriedad de espíritu que permite a las almas irse en paz para respirar el perfume de Dios.

En el Libro del Apocalipsis Capítulo 21, versículo 4, se encuentra lo que Dios ofrece para los difuntos:

>>Y enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.>>

Acallados los infortunios de la batalla final, el mismo Dios secará las lágrimas de los difuntos y ciertamente, sin mayor sufrimiento del cuerpo no habrá más llanto ni necesidad de clamor. Ya no habrá que esperar más la muerte de ellos porque todo se ha cumplido en este mundo.

<<Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.>> (Efesios 6:2-3).

Bendigo a las maravillosas familias que ante la pérdida de sus seres queridos saben hacer una lección de vida que honra la memoria de sus difuntos y glorifican el Nombre de Dios.

Un abrazo de luz, de fortaleza y de paz para la Familia Furiati Vera.

 

 

Por Aníbal Torres Salguero

Categorias
HIDALGOHUASTECA Y SIERRAHuejutla
°C
___
______
  • Low Temp. ___°C
  • High Temp. ___°C
___
______
abril 22nd 2019, lunes
°C
   ___
  • TEMPERATURE
    °C | °C
  • HUMIDITY
    %
  • WIND
    m/s
  • CLOUDINESS
    %
  • SUNRISE
  • SUNSET
  • MAR 23
    °C | °C
    Cloudiness
    %
    Humidity
    %
  • MIé 24
    °C | °C
    Cloudiness
    %
    Humidity
    %
  • JUE 25
    °C | °C
    Cloudiness
    %
    Humidity
    %
  • VIE 26
    °C | °C
    Cloudiness
    %
    Humidity
    %
  • SáB 27
    °C | °C
    Cloudiness
    %
    Humidity
    %
  • DOM 28
    °C | °C
    Cloudiness
    %
    Humidity
    %

I want to find the weather for in .