Huasteca Sur

“Rosita no vayas al baile”, decía la canción cuando asesinaron al güero

Heides trabajaba como taquero en el Mercado Municipal y tenía muchas ganas de ir al baile, por lo que insistió a su esposa, sin embargo no contaban con una mala jugada del destino

Georgina Jaramillo

Xilitla, S.L.P.- Domingo 15 de septiembre del 2019 “Rosita no vayas al baile” entonaba el vocalista del grupo musical “La Manada”.

Pasaba ya de las 3:00 de la madrugada del día 16 del mismo mes, cuando un sujeto alcoholizado y quizá bajo los efectos de algún estupefaciente dio una traicionera y certera puñalada por la espalda a un hombre que al ritmo de la música bailaba sobre la pista en compañía de su esposa.

La víctima

La víctima era Hiedes Ezequiel González Rivera (+), quien para sacar adelante a su familia integrada por cinco personas, sin contar a los hijos adoptivos se dedicaba a la venta de tecos en el nuevo Mercado Municipal donde le habría sido otorgado un local por parte de las autoridades municipales.

Había trabajado todo el día 15 hasta la medianoche, llegando a terminar pasadas las 00:30 horas ya del día 16 de septiembre debido a la demanda por la festividad patria.

Según comentarios de amigos muy cercanos a la familia, Heides, dijo a su esposa Reina, que quería ir al baile –ella– le sugirió que no porque habían trabajado mucho y que mejor se fueran a descansar.

Mal presagio

Él, como si se tratara de una cita con la muerte insistió y convenció a su esposa, le quedaba de pasada ya que la celebración musical patria se desarrollaba en el Jardín Municipal frente a la alcaldía, donde había sido preparado un escenario y la mayoría de las familias del pueblo habrían acudido a la cita para disfrutar de la fiesta del mes patrio.

A las 2:00 de la madrugada habría terminado su presentación el grupo musical “La Sonora Dinamita” Heides (+) y sus esposa Reyna habían disfrutado del baile.

Fue alrededor de la 3:00 de la mañana cuando “La Manada” iniciaba su presentación musical siendo un pequeño grupo de parejas quienes bailaban al ritmo de la música de banda sobre la pista frente al escenario.

Un hombre con botas tribales de color blanco que combinaba con la blusa de su bailadora y su excelente forma de bailar era lo que llamaba la atención en la pista de baile en la que también se encontraban Heides (+) y Reyna su compañera de vida.

Los hechos

Era apenas la tercera interpretación musical que entonaba el vocalista y como si se tratara del mismo Diablo presente, la letra decía “tú no puede hacerme esto que pensará mi familia, no puede abandonarme después de que te di mi vida, no digas que no me quieres,  solo vine  a despedirme, Emilio le contestó, tengo a mi novia pedida por ti mi amor se acabó”. Y cuando el vocalista entonaba “no sabía que estaba armado” de manera repentina y sin motivo aparente, un hombre de avanzada edad vestido con una camisa de color azul mezclilla y un paliacate amarrado en la cabeza y empuñando una puntilla (cuchillo) en la mano le dio traidoramente por la espalda a Heides (+) justo donde su esposa apoyaba su mano en el lado derecho causando a ella varias heridas en los dedos.

Alguien que bailaba cerca de la víctima, se percató de lo que acaba de suceder y dio un fuerte empujón al agresor quien debido a la fuerza con la que fue lanzado, cayó boca arriba debajo de una tarima con el puñal en la mano, en ese momento otras personas al darse cuenta que habían herido al “güero” hicieron el intento por someterlo, sin embargo no lo lograron toda vez que el agresor se levantaba del suelo y de manera amenazante empuñaba el arma que emanaba destellos entre la oscuridad, fue en ese momento cuando elementos de Seguridad Pública Municipal quienes se encontraban presentes en el sitio, lograron someterlo y desarmarlo subiéndolo adentro de una patrulla.

Brindan auxilio al herido

Mientras tanto la víctima del cobarde ataque Heides (+) quien al momento de recibir la agresión abrazo a su esposa y le dijo que no se preocupara que él estaba bien, desplazándose hacia el área donde se encontraban los controles donde se desvaneció, quedando acostado en el piso lo que provocó la presencia de un  gran número de curiosos quienes lejos de ayudar entorpecían la labor de auxilio y solo se escuchaban gritos para pedir ayuda aun cuando la intención de todos era salvar la vida de la víctima.

En tanto en el escenario los músicos callaron y solo se escuchaba la voz del vocalista que pedía ayuda a Protección Civil y la presencia de la ambulancia para auxiliar a Heides (+) quien permanecía inmóvil en el suelo rodeado de amigos, familia y quienes intentaban ayudar.

La primera en llegar para tocar el pulso fue la Directora Municipal de Redes de Salud Lic.  en enfermería Guadalupe Andrade, todos opinaban “si tiene pulso, aun respira, que venga la ambulancia, no lo muevan” mientras alrededor del cuerpo casi sin vida permanecían una  gran cantidad de curiosos.

Como si tratara de una mala jugada del destino, la ambulancia se había retirado del lugar a la 1:00 de la mañana ya que hasta esa hora habrían sido comisionados, por lo que para no perder tiempo la víctima del cobarde ataque fue trasladado en una patrulla de Seguridad Pública Municipal al Hospital Básico Comunitario de Xilitla, donde debido a la gravedad de la herida que recibió no pudo sobrevivir.

El agresor

Se trata de un hombre de 51 años de edad, que responde al nombre de Roberto “S”, originario de la localidad de Las Joyas, ejido Coronel José Castillo, municipio de Xilitla, quien desde muy temprana hora habría llegado al Jardín Municipal en visible estado de ebriedad.

Se dedicó a molestar mujeres e incluso hubo a quien le ofreció mil pesos por qué bailara con él, según versión de una mujer que se encontraba en el lugar pero que se negó a acompañarlo.

El reporte de las autoridades judiciales refiere que según la declaración de la esposa de la víctima, el agresor habría invitado a bailar a la hija del hoy occiso pero ella se negó a hacerlo por lo que él insistía, pero debido a la negativa de la joven este la jaló del brazo, siendo entonces cuando su padre le pidió al agresor que se retirara, petición que acató alejándose del  lugar.

Minutos después el cobarde sujeto regresar para dar certera puñada a  su víctima, quien alegremente disfrutaba de las fiestas patrias, después de una jornada de trabajo.

Triste final

Hiedes descansa en el panteón, el agresor está preso, el grupo seguirá cantando en otros escenarios “Rosita no vayas al baile”, y las fiestas patrias de Xilitla quedarán marcadas en la historia con un capítulo de sangre y traición.

Categorias
Huasteca SurSLPXilitla