Espejeando.

Hidalgo es sin duda en este momento un mundo de sorpresas, una de ellas sin duda, los efectos de la detención de Gerardo Sosa Castelán que alcanzó la suspensión de la edición impresa y digital del periódico El Independiente. La otra sorpresa es la definición del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en favor de Daniel Andrade, y con ello se despejaron las dudas.

En Tulancingo el PRI mantuvo el triunfo electoral de acuerdo al mismo tribunal, y con estos fallos en materia electoral la orden de la autoridad es notificar a los alcaldes por validez  de sus constancias de la elección y de alcaldes electos.

Vamos por partes.

La decisión del Trife sobre la alcaldía de Huejutla pone a Daniel Andrade Zurutuza en dirección a tomar el reto de gobernar Huejutla, tras el tropezón que ahí va a quedar. Más allá de eso los ciudadanos se preguntan si verán una réplica de su primer gobierno.

Mire que muchos se frotaban las manos y juraban ver a Daniel fuera de un presunto siguiente proceso electoral, que simplemente no habrá.

Mientras, el Consejo Municipal de Huejutla ordenó la clausura de cada área que van a entregar, de manera discreta ellos se encuentran listos para la entrega del próximo martes, para lo cual ya ensayan sobre cómo será el protocolo y se presume será a puerta cerrada.

Los ciudadanos podrán tener acceso al protocolo que será en la Universidad Tecnológica de Hidalgo vía facebook en algunos medios de comunicación, se menciona las restricciones serán muy puntuales, existe la versión que menos de cien personas estarán presenciando esto.

Un protocolo de cambio de poderes  de los gobiernos municipales siempre será un hecho histórico relevante, pero esto se ensancha cuando se trata de la cabecera de distrito más emblemático electoralmente. El significado que representa Huejutla para los proyectos políticos tienen un alto contexto de valor, no solo en lo económico.

¿Cuánto desgaste físico y social le costó a Daniel Andrade llegar a gobernar Huejutla? La pregunta tiene varias respuestas, porque lo más costoso parece fue el apretón legal que casi lo deja fuera de gobernar, sin embargo ya estamos en otro proceso electoral federal y local, en el que habrá de ver cómo se desempeña este gobierno que inicia.

La Huasteca es un lugar que  el gobernador del estado Omar Fayad Meneses ha marcado su interés por  los más pobres y ha anunciado en reiteradas ocasiones la oferta para cada alcalde de que Independiente mente de los colores políticos, busca la coordinación con todos por que quiere ser el gobernador más vinculado, arriba con el mandatario federal Andrés Manuel López Obrador y abajo con los alcaldes.

Esto no cambiará, sin duda con los alcaldes electos que  habrán de asumir el cargo el próximo martes, y hay que conocer qué opinan los electos de esa posibilidad de mantener la coordinación política que le permita caminar a la sociedad y gobierno en una sola dirección.

Las necesidades del pueblo no tienen color, solo la voluntad política coordinada y sumada a resolver los problemas del pueblo, que no son pocos. El reacomodo de fuerzas políticas son de manera natural, consecuencias de resultados electorales, pero esto no puede frenar, tampoco limitar las respuestas a los ciudadanos que tanto esperan de los tres niveles de gobierno.

El reglón más importante es sin duda la tarea de Daniel Andrade en el esquema de la conciliación social, ya pasó la fiesta electoral, la sociedad decidió y ahora toca resolver para sumar. Entendamos que los alcaldes ya ganaron el pasado 18 de octubre, hoy los esquemas de triunfalismo salen sobrando, por que el real triunfo será dentro de cuatro años, cuando entreguen resultados.

Antes de esa toma de protesta no hay más que la encomienda social; apenas se confirmó el contrato  que le permite al edil ir a hacer los trabajos, es un primer paso con gran expectativa y aún hay quien se marea con la simple encomienda que el pueblo te asigna como tarea.

Pero no faltan los malos asesores, los encargados de hacerles creer que un alcalde debe vivir en una burbuja aparte,  que debe contratar al compadre, los tíos,  la hija de fulanito o sutanito, por compromiso político y olvidando el verdadero compromiso con la sociedad.

En algunos ayuntamientos aún hay alcaldes que creen que posesionamiento es tener pintado sus palacios de gobierno con los colores de su filiación política, y más aún si sus asesores intentan convencerlos de este tipo de contextos que formaron parte del siglo XX.

En tiempos de pandemia y en la cresta más alta de porcentaje contagiado, toda actividad política que aglutine personas, es un riesgo latente de contagio entre ellos y las familias que al regreso de cualquier reunión se verán en riesgo. Pero por otro lado, quienes ahora son presidentes deberán de tomar la responsabilidad desde inicio de su gobierno con una actitud de inclusión, pero sobre todo tener conciencia clara de qué harán como gobierno.

Relacionados

Espejeando.

- 23 marzo, 2021 0
Este 25 del presente mes se cumplen cien días de que tomaron el poder municipal los nuevos alcaldes, en este…

Espejeando.

- 27 diciembre, 2020 0
Hoy será un día muy importante en la vida de Morena en el Estado de Hidalgo, ya que la militancia…

Espejeando.

- 17 abril, 2021 0
Julio Valera Piedras, presidente formal del CDE del PRI, le dedicará todo el fin de semana a acompañar a sus…

Espejeando.

- 28 marzo, 2021 0
Al interior de los partidos políticos se percibe un enojo e insatisfacción en muchos de aquellos que no resultaron “seleccionados”…

Espejeando.

- 19 febrero, 2021 0
Qué difícil noticia para Villa de Tezontepec tras que luego de estar mal de salud la alcaldesa Patricia Marcela González…