La naranja Valencia en la Huasteca

Algunos dicen que inicia en el hoy municipio de Matlapa, con un agricultor proveniente del estado de Nuevo León que trajo las primeras plantas y que de allí se empezó a propagar

Juan Barajas Rubio

El benéfico clima de la Huasteca potosina, ha favorecido el cultivo de todo tipo de plantas, árboles frutales y árboles de maderas preciosas, así como la más grande variedad de orquídeas.

Una de las plantas que mayor adaptación ha tenido en el ecosistema de la Huasteca, ha sido la naranja. Hoy prolifera por todos lados el cultivo de este cítrico.

En la época de la encomienda se cultivaba algodón en estas tierras, que era transformado en mantas para ser llevadas a España.

Es difícil de creer tal cosa, pero así fue, el algodón que se producía en las tierras huastecas en tiempos de los encomenderos fue de muy buena calidad. Más tarde las fértiles tierras de estos lares, favorecieron el cultivo de caña de azúcar, que según las crónicas el conquistador Cortés mandó instalar trapiches por toda la región, debido a la alta producción de caña y le demanda del endulzante.

Así al paso de los años el clima y el tipo de tierra de la Huasteca han sido factores decisivos para una diversidad enorme de cultivos, más tarde el café (del cual me ocuparé en otro tiempo).

El cultivo de la naranja es relativamente reciente, alrededor de los años 30`s se empieza a cultivar en la región. Algunos dicen que inicia en el hoy municipio de Matlapa, con un agricultor proveniente del estado de Nuevo León que trajo las primeras plantas y que de allí se empezó a propagar.

Lo que si es cierto es que una persona que le dio mucho auge a la producción de naranja fue don Isidro de Los Santos García, originario de San Fernando Tamaulipas, y que se avecindó en Matlapa, donde sembró en sus huertas naranja Valencia, San Miguel, Mediterránea y de otras variedades.

Hubo una época en que la naranja tuvo mucho auge, muchos camiones se podían ver a diario transportando naranja hacía diferentes ciudades del país, especialmente para comercializarla en la central de abastos de la ciudad de México.

Los conocedores dicen que la naranja de estas tierras, es de buena calidad. Imagínense, que el campesino sólo la siembre y espera que la Naturaleza de Dios la haga crecer y producir, sin riego, sin ningún elemento extra para su producción.

En los últimos años los programas asistenciales del gobierno han hecho que el agricultor se deslinde mucho de sus tierras y por ende del cultivo de la naranja.

Artículo del Profesor Juan Barajas Rubio, Cronista Municipal de Tamazunchale.

Escribe un comentario

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Opinión

Destacadas