ESPEJEANDO Por Perseo

Una nota que conmovió a propios y extraños fue sin duda el que un bebé apareciera abandonado bajo un puente, por fortuna con signos vitales y para mayor de los finales felices se le consiguió ropa; por supuesto enternecedora escena, que movió conciencias y más de una mujer lloró. Si aquella qué por algún problema de salud, mal congénito, no pudo tener la dicha de realizarse como mujer o algún hombre que de igual manera por alguna razón no pudo procrear familia.

La vida misma es una danza de altibajo, los que quieren no tienen, los que tienen no los quieren, pero qué diablos tendría que ver con los acontecimientos recientes en la que algunos marcharon entre denominándose pro vida y otros pro abortos. Mas una encomienda personal en la que buscan opiniones ajenas decidir por el cuerpo de otros, y queriendo justificar asesinato, cuando en la historia del tiempo estos “mochos” religiosos a nombre del altísimo asesinaban mujeres, quemaban personas y les obligaran a aceptar la cruz, porque de esa manera irían a un cielo, que venden muy bien.

Esta balanza de opiniones en la que el quehacer político se define por uno u otro sentido, al grado que los legisladores algunos que aprobaron la legalización de la irrupción del embarazo, decidieron no tocar el tema hasta pasadas las elecciones. Mire, uno y otros justificando sus temores políticos, algunos incluso denominados de izquierda, y domados por el sometimiento dogmático de una fe, impuesta al filo de las espadas.

Por eso, qué será mejor, ver un bebé abandonado por mujeres que no sabemos qué pasó y sin prejuicios de ninguna manera, porque algo le orilló a una mujer a tomar una medida que podría ser objeto incluso de cárcel de ser identificada, por abandono de infante. Se trata de un ser vivo nacido, esto cambia las cosas, porque llegar a este extremo habríamos que peguntarnos, qué orilló a llegar a esto, ¿es tema económico, infidelidad, prejuicios de la sociedad?. No sabemos ni interesa, lo que sí sabemos es que morir bajo un puente no es destino, por eso decidir antes de concebir previo a que se conforme un ser vivo parece lo más sano.

Habrá quien se pegue en el pecho y diga que se trata de un pecado divino, depende de la mentalidad, pero esto depende del libre albedrío del ser humano. Para la iglesia católica o cristiana le puede que la gente vaya perdiendo identidad a las cadenas de los fementidos, el sometimiento natural en el tiempo va perdiendo adeptos, los hijos de la tecnología tienen acceso a debatir con el mundo y ya saben que la virgen María ya existía en España, que era güerita, acá nos la presentaron en color morena y mire que ya no entran a las dinámicas de esa tradición de los padres, de bautizarlos sin el consentimiento de los niños, hoy hay quienes no aceptan eso y saben que la ciencia es el camino de la libertad.
Varias quejas sobre todo en el mercado municipal de Huejutla, han incluso identificado a ladrones vía video, existen muchos casos en el que el robo hormiga agravia a los comerciantes, y mire, ayer una persona fue sorprendida en flagrancia robando productos en el mercado municipal; el tipo andaba a las 2 de la mañana en el interior del mercado municipal en la colonia Santa Irene.

Por fortuna lo detectaron y lograron dar aviso a seguridad pública municipal, esperan un castigo ejemplar, pero eso dependerá del monto de lo robado, tampoco es un caso que tenga que ir a extenderse jurídicamente porque ahora hasta logran el derecho de conciliar con el afectado ……………….. Agredir a una mujer ha sido siempre un gran error, pero hoy que está tipificado como delito, los cambios en la sociedad son así de bruscos pero justificados, porque eso de que hoy la tecnología se volvió una aliada contra de cualquier irregularidad. En tiempo anterior, antes de la tecnología la impunidad era algo común, se paseaba aun cuando existiera denuncia, por que no habría prueba alguna o un vecino o parientes que fueran a dar la cara por una dama.

La otra era que aun cuando hubiera quien testificara, el empoderamiento económico del varón vendría sometiendo la querella por que los Ministerios Públicos siempre estaba al tanto de lo que les permitía su función pública, y armar un expediente era un aliado de acusado. Lo peor estaba si el victimario era pareja de la víctima, la codependencia económica, la necesidad del alimento en los hijos era un tema que tendría que lidiar la mujer.

Hoy una prueba pública puede llevar a un sujeto a la cárcel y dependiendo de la agresión sería su castigo, es el caso de un sujeto que se desempeñaba como chofer de una unidad de transporte en Pachuca, que fue captado agrediendo a una fémina eso no solo le retiró el tarjetón, sin duda terminará en la cárcel, este panorama permite ver que la Secretaría de Movilidad y Transporte está al tanto de estos hechos tan delicados.

Escribe un comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Destacadas